Marca y productos en clave electoral

Resultado de imagen para cena cippec

Por Alejandro Enrique para Noticias La Insuperable ·

Los exámenes en las urnas nunca fueron un trámite sencillo para la derecha argentina. La idea de transformar un partido político en marca a competir en el mercado electoral del ballottage resultó buen antídoto contra los bochazos. La ocurrencia tuvo aplausos esperados e inesperados. Los palmoteos de Diego Bossio se hicieron oír tanto como los de José Natanson.

Los medios más poderosos del país hablan con naturalidad de “la marca Cambiemos”, la misma que se publicitó constantemente  en sus páginas, micrófonos y pantallas a partir de 2015.  Aunque los productos recomendados resultaron ser insalubres para la mayor parte de los consumidores, el apoyo mediático se mantiene hoy casi tan firme como al principio, cuando poner en duda las promesas de calidad cambiemista en el supermercado cívico se consideraba herejía. Pero la fidelidad de los comunicadores ya no parece pesar tanto como antes.

A tres años y medio de su máxima conquista, la marca enfrenta el descrédito. La acumulación de clientela desencantada creció sin pausa en los últimos dos semestres. Los fans todavía permanecen firmes pero nadie se atreve a predecir cuánto más resistirán. A los vendedores del cambio ya no les resulta nada sencillo seguir al pie de la letra los manuales de instrucciones mil veces reimpresos.

El gurú Barba se apresta a encarar la publicidad del conjunto de productos ofreciéndolo como el menos malo. La excelencia quedó muy atrás: “in the contest of the least worse, we clearly win; we are the least worse” (en el concurso de los peores, claramente ganamos; somos los menos peores). La calidad es un lujo innecesario en tierra arrasada tan minuciosamente en tan breve lapso. La visión del mitificado ecuatoriano, sin embargo, podría ser mucho menos determinante de lo que se presume.

El poderío de las ONG que fortalece al PRO desde sus albores todavía no se ha hecho visible con toda su energía. Esta parte de la red de redes de Cambiemos alterna entre la luz de la neutralidad y las sombras de la imposición política.  La entelequia de la sociedad civil organizada en voluntariado bajo la conducción filantrópica de lumbreras puede que decida qué es marca y qué es producto en las futuras góndolas de opinión.

En el río revuelto de la crisis se valorizan los equívocos. Mantener por cierto tiempo la indeterminación entre un macrismo con jerarquía de marca o, por el contrario, destino contingente de producto,  prepararía mejor el terreno para el ingreso triunfal de árbitros y jurados de prosapia ONG.  Todo el arco político nacional acepta, con fervor o de manera tácita, la farsa pomposa de la centralidad fundacional como purificadora.

Resultado de imagen para bossio cippec

¿Cambiemos es marca con productos como Macri, Vidal y Larreta o es solamente un producto descartable de la marca Macrismo? ¿O del PRO? ¿O la marca se llama en verdad Nueva derecha y tiene registrados productos para toda ocasión? Del acertijo al trabalenguas todo es posible cuando prima la intención de sepultar la política como medio de búsqueda del bienestar para la sociedad. Los listados de asistentes a las cenas de gala del CIPPEC, por ejemplo, ayudarían a aclarar un panorama signado por la ingeniería de la oscuridad.

ClavesNLI

 


 

Resultado de imagen para cena cippec

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s