Es la Eduación, estúpido

Por María Cristina Derdoy para La Insuperable

En estos días los medios de comunicación, bueno, algunos, han publicado o emitido la noticia de que la gobernadora Vidal ha decidido el cierre de 10 establecimientos escolares en el partido de Vicente López, más precisamente en la zona insular del mismo, o sea, en el Delta del Paraná.

Cuando leí la noticia pensé que era un rumor, que no podía ser cierto.

Luego escuché por radio lo mismo y ahí comencé a preocuparme.

(Foto Telam)

Hoy, al ritmo de la conmoción que deparaba la marcha de todos los trabajadores, en ese clima de excitación que produce una apuesta tan fuerte como es la confrontación en las calles de gobierno versus asalariados y todo el universo social más débil en el espectro del poder, volvió a circular la noticia del cierre de escuelas.

Acá seré un poco autorreferencial, porque no se puede oficiar de observadora y comentarista aséptica cuando de alumnos, enseñanza y amor se trata.

Fui maestra durante 20 años sin contar los que me quitó la Dictadura del 76.

Anduve por escuelas rurales, escuelas muy periféricas, escuelas de barrios difíciles que las llamaban de “alto riesgo social” a lo que siempre me negué en categorizar de ese modo. Eran y creo que siguen siendo escuelas donde concurrían los chicos menos favorecidos en el reparto de oportunidades.

Si bien no se construían ni se mejoraban los establecimientos, nunca escuché que se cerraran colegios bajo ninguna excusa.

Sólo sucedía eso si el lugar se inundaba o pasaba algo que impidiera el normal desarrollo del dictado de clases y era temporal.

Porque… se debe ser muy oscuro para dejar sin clases por cierre del colegio a niños y niñas de preescolar y primaria. Más aún en un paraje como son las islas del Delta donde acceder a otros establecimientos resulta difícil por no decir imposible dado la complejidad que el ámbito natural ofrece.

Lo que subyace es lo grave

Docentes y alumnos recorren con las lanchas el río para llegar a la escuela, su ruta es el agua, su universo es la vegetación exuberante, todo muy lindo… pero que a veces es hostil.

Esta parte es lo anecdótico, casi se puede calificar como folclórico, pero lo que subyace es lo grave

El acceso a la educación como la salud, vivienda, comunicación y salario digno son derechos humanos inalienables.

La Constitución Nacional lo proclama en su texto.

El Estado cuando suscribe tratados internacionales que tratan estos temas se obliga a cumplirlos y adquieren rango constitucional.

Esto relatado de forma sucinta también pasa a formar parte de lo emergente, de la denuncia casi de barricada.

Lo que subyace es lo grave.

Y aquí mi pensamiento…

El destrato a las personas es el comienzo a escalas insospechadas de la instauración de regímenes totalitarios y violentos.

La violación de derechos de los ciudadanos es crear una sociedad sin reglas ni orden ni justicia.

Castigar con decisiones arbitrarias a personas en desigualdad de condiciones de reacción porque son económica y culturalmente vulnerables es antidemocrático y cruel.

¿Por qué cerrar escuelas en estos parajes insulares?

¿Cuál es la medida humana de decidir quiénes acceden o no a educarse?

¿La educación es un derecho o un gasto?

Son estos interrogantes, quizás haya más, los que me mueven a plasmar mi dolor y rabia.

Desde la escuela con los maestros, alumnos, padres, vecinos, se forma la comunidad educativa.

Se trabaja en impartir conocimientos intelectuales y valores como la solidaridad y amistad.

Suele ser el centro de reunión del barrio o paraje, que es donde chicos y grandes realizan actividades deportivas o lúdicas.

Todo esto es sabido.

No creo que los responsables de esta medida no sepan de estas realidades, no les interesa.

Y eso es lo grave.

Siendo funcionarios y que no les interese el bienestar de los habitantes que ellos deben proteger siendo gobierno.

Porque si cierran establecimientos educacionales, quiere decir que la educación deja de ser un derecho para transformarse en un privilegio y si es así, es mentira que se gobierna para todos, es mentira que es democrático, es mentira que quieren ciudadanos plenos.

El pensamiento crítico se forma en las aulas mediante lecturas, discusiones, preguntas.

La comprensión de ideas y adquisición de conocimientos que permitan transitar la vida entendiendo las realidades que nos presenta se adquiere en las aulas.

¿Eso es lo que buscan destruir? ¿El acceso universal al conocimiento que da la escuela pública?¿La inclusión social?

Muchos pensarán que es tremendista lo que planteo, son algunas escuelas y en el Delta… no es tanto…

Es mucho…

ES LA EDUCACIÓN, ESTÚPIDO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s