Corridas, relaciones y suspicacias

¿El dólar sube por mala praxis o para favorecer a determinados grupos? ¿Quiénes rodean a esos grupos y quién gravita en las decisiones?

Por Guillermo Carlos Delgado Jordan para Noticias La Insuperable

En el excelente artículo de Adrián Murano que reprodujo Noticias La Insuperable el pasado sábado, el autor se preguntaba si los desaciertos por parte del gobierno para hacer frente a la corrida bancaria eran simplemente mala praxis o, sencillamente, se buscaba “favorecer las ganancias de poderosos sectores financieros que emplearon a buena parte del elenco presidencial”.

Sintéticamente Murano nos detallaba como el “jueves pasado, al término de una corrida que ya había insumido unos 1400 millones de las reservas, un rumor se esparció entre los operadores de la City: el BCRA estaba quemando recursos para sostener el valor de la divisa en beneficio de un banco de inversión que estaba desarmando su cartera y requería billetes verdes para fugar. El beneficiado habría sido el JP Morgan, uno de los principales colocadores de títulos argentinos y antiguo empleador de ministros, secretarios y directores del nutrido gabinete económico macrista”.

Precisamente en el Boletín Oficial de hoy se publicó, a través de la Decisión Administrativa 887/2018 con firma del Jefe de Gabinete Marcos Peña y del Ministro de Finanzas Luis Caputo, la confirmación de José Nicanor Trusso Krause Mayol como Director Nacional de Sistema Financiero, posición que ocupa desde hace un año. Previo a ingresar a la función pública, entre 2012 y 2016, precisamente, el ahora Director del Sistema Financiero fue uno de los hombres del JP Morgan, y antes de eso, del Deutsche Bank.

José Nicanor Trusso Krause Mayol es un Ingeniero Industrial graduado en 2012 en el ITBA y es hermano de Pablo Cristobal Trusso Krause Mayol, quien hasta el año pasado cumplía funciones en la Sindicatura General de la Ciudad de Buenos Aires.

Tanto el Director del Sistema Financiero argentino como su hermano son los hijos de Pablo Alfredo Trusso al que muchos ahorristas recordarán junto a su hermano, Francisco Javier Trusso, por la quiebra del Banco Crédito Provincial de La Plata (BCP) cerrado a fines de 1997.

Cuando en 1999 Interpol detuvo a Francisco Javier Trusso (que se hallaba prófugo en Brasil mientras su hermano – Pablo Alfredo Trusso – el padre del actual Director del Sistema Financiero estuvo un año y medio en la cárcel) Clarín sacó un artículo explicándonos que el Banco fue “cerrado en agosto de 1997 luego de que el Banco Central descubrió la desaparición de depósitos por unos 64 millones de dólares. El cierre fue un escándalo, entre otras cosas porque los directivos de la entidad Trusso habían hecho figurar que una parte de ese dinero se prestó a 20.985 supuestos clientes que aparecían pidiendo creditos invariablemente pequeños, siempre por montos similares (en orden creciente y decreciente) y por estricto orden alfabético. Luego de su cierre se dijo además que habían falsificado saldos impagos de tarjetas de crédito por 16 millones, y el desvío de fondos al exterior por unos 100 millones”.

El dinero nunca apareció.

Pero además, la causa devino en un escándalo que involucró a la Iglesia. El padre de los hermanos Trusso (y por ende abuelo del actual Director del Sistema Financiero Argentino, fue Francisco Eduardo Trusso, embajador ante el Vaticano durante el menemismo. Desde el inicio de la causa penal, las actuaciones del juez Juan Carlos Bruni (h) confirmaron que la familia Trusso explotó sus relaciones en el Vaticano para hacer negocios con la Iglesia Católica Argentina. Según se detalló en el expediente, en 1997 los hermanos Trusso fueron los intermediarios entre la Sociedad Militar y el Arzobispado. Cuando los directivos de la Sociedad Militar no encontraron al arzobispo Quarracino a la hora de firmar el documento que certificaba la operación financiera, y en su nombre arribó Monseñor Toledo, quien se llevó de la reunión los documentos y los retornó más tarde con la firma de Quarracino, fueron los Trusso quienes aseguraron que la firma del cardenal sería corroborada con los registros del Banco.

Tiempo Argentino nos detalla que la Justicia “comprobó que Toledo retiró y cobró un cheque de la cuenta corriente que el Arzobispado de Buenos Aires tenía en el BCP por 700 mil dólares, que nunca figuraron en los balances de la Iglesia. En ese contexto, la Sociedad Militar Seguros de Vida le reclamó al Arzobispado de Buenos Aires la devolución de un préstamo de 10 millones de dólares, que cobró Toledo en dos cheques al portador tras falsificar la firma de Quarracino. El cardenal murió en 1998 negando todos estos hechos y un año más tarde, Toledo cayó preso… durante un día y medio. El conflicto se desinfló cuando comenzó a intervenir el ex ministro y abogado Roberto Dromi, a instancias del sucesor de Quarracino, Jorge Bergoglio”.

En paralelo a la causa, el Banco Central de La República Argentina resolvió en 2003 multar a los hermanos Trusso con importes de 6 millones de pesos a cada uno e inhabilitación permanente.

Esposa de Pablo Alfredo Trusso y madre del Director Nacional de Sistema Financiero es Susana Krause Mayol, hermano de Javier Germán Krause Mayol, Secretario del Juzgado en lo Penal y Ecoómico N.º 6.

Ambos, a su vez, son primos hermanos de Ernesto Guillermo Leguizamón, designado el pasado marzo a través del Decreto 193/2018, con firmas del Presidente Mauricio Macri y el Ministro de Trabajo Jorge Triaca como “Titular de la UNIDAD DE COORDINACIÓN GENERAL del MINISTERIO DE TRABAJO, EMPLEO Y SEGURIDAD SOCIAL”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s