Inés Weinberg y la Nueva Conquista del Desierto

El cercano nombramiento en la Procuración de Inés Weinberg reinstala nuevamente un proceso cíclico de la historia argentina. La premisa de la mal llamada “Conquista del Desierto” era clara: arrasar con los habitantes, someterlos y sumarlos como mano de obra servil y barata al proyecto de la economía liberal dirigido por un grupo de poderosas familias. Ciento cuarenta años después la historia parece repetirse, así como sus protagonistas, descendientes de aquellos que a fuerza de bayoneta impulsaron un modelo de país al cual, o te adaptás, o busca exterminarte.

Por Guillermo Carlos Delgado Jordan

qq1

Perpetrado a fines del siglo XIX y comandado por Julio Argentino Roca, el avance del ejército en el sur argentino condujo al aniquilamiento en poco más de un lustro de 2.500 pobladores autóctonos y fue el puntapié para el asentamiento de nuevos colonos (generalmente inmigrantes), entre los que se encontraría Elías Braun quien, por esos años, primero se allega a territorio chileno para luego instalarse en la patagonia argentina.

Los amplios y codiciados territorios del sur fueron subdivididos y entregados a pocas manos. Grandes extensiones para grandes terratenientes. En poco tiempo Mauricio Braun, hijo de Elías, junto a su cuñado José Nogueira se harán, como relata Osvaldo Bayer en “La Patagonia Rebelde”, con la posesión a través de la denominada Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego de 1.376.160 hectáreas (algo así como 68 veces el territorio de la Ciudad de Buenos Aires) que incluían 1.250.000 ovejas con su consecuente producción de lana, cuero y carne. En poco tiempo más la sociedad devendrá en “La Anónima” y explotará la actividad comercial, minera, bancaria, frigorífica, de curtiembres, aseguradoras, telefónicas y eléctricas. Gracias al terreno “allanado” por los Roca, los Braun pudieron establecer su imperio en una alianza que tuvo, a lo largo de la historia, variados encuentros.

Malvinas

Uno de ellos fue en épocas de guerra. Para el 20 de marzo de 1982 el Presidente de Facto Leopoldo Fortunato Galtieri le comunica al sobrino nieto de Julio Argentino Roca, Eduardo Alejandro Roca Hunter, amigo del Ministro Nicanor Costa Méndez y recién designado por éste como Embajador Argentino ante las Naciones Unidas, su idea de invadir las Islas Malvinas.

Eduardo Roca, conocedor de las violaciones a los Derechos Humanos que llevaba adelante el Proceso, aceptó con honor el cargo, integrando un gobierno que buscaba no solo mantenerse en el poder, sino perpetuar el modelo económico que había propiciado su tío abuelo. Él será parte de lo que denominamos la “complicidad civil” de la Dictadura, los hombres que apoyaron dicho modelo siendo además, funcionarios de gobierno y también beneficiarios de las políticas adoptadas. Como había ocurrido 100 años antes, un Roca debía salir al mundo para comunicar que Argentina quería seguir ocupando su rol de sumiso “supermercado del mundo” en el mercado internacional.

Pero no fue el único cómplice por esos tiempos. Pocos meses después, concluida la guerra, asumirá por Decreto firmado por el Presidente de Facto Reynaldo Bignone y publicado el 19 de julio de 1982, un tal Félix Alberto Peña como nuevo Subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales en el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. Para ese entonces, Félix Peña ya se encontraba casado hace más de 15 años con Clara Braun, nieta del ya mencionado Mauricio Braun de la patagonia.

Cambiemos: La Nueva Conquista

Y así llegamos a 2018 donde una nueva “Conquista del Desierto” se lleva a cabo con el mismo proyecto de arrasar con los habitantes, someterlos y sumarlos como mano de obra servil y económica al proyecto de la economía liberal dirigido por un grupo reducido de poderosas familias. En ella intervendrá un nuevo brazo ejecutor que propiciará la nueva concentración de riquezas en manos de pocos. Y otra vez los Roca y los Braun serán los protagonistas.

qq

En un Senado de la Nación cada vez más condescendiente con el poder y cada vez más alejado del pueblo, pasó casi sin despeinarse Inés Weinberg como la candidata de Macri para ser la nueva Procuradora General de la Nación. E Inés es la esposa de ese Eduardo Roca de la Dictadura. Y ella es la que declaró en 2008, hablando de los crímenes de Lesa Humanidad ocurridos durante el Proceso, que “en Argentina hubo justicia de un solo lado, y eso no está bien” convalidando la Teoría de los Dos Demonios. Y ella será la que desde la Justicia permitirá nuevamente que aquellos que propician la transferencia de ingresos, arrasando con todo en el país, salgan nuevamente impunes.

Del otro lado, nuevamente, los Braun; el hijo del Félix Alberto Peña de la Dictadura es Marcos Peña, Jefe De Gabinete de la Nación; los supermercados de la familia monopolizan el sur que su bisabuelo supo conquistar; los bancos (como el Galicia, del que son dueños) son los grandes ganadores de este juego de unos pocos… Y nosotros, con un Presidente que quiere sacar al ejército a las calles para, a fuerza de bayoneta, convencernos de que otra vez debemos elegir entre adaptarnos o ser exterminados.

Pero hay otras opciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s