Con la pelusa en el bolsillo

¿Cuántos dólares quedan en el Banco Central? ¿Qué país nos deja Macri?

Por la Redacción de Noticias La Insuperable

qq

Existe una gran pregunta rondando en el mercado ¿alcanza la plata? O sea, ¿las reservas con las que cuenta el Banco Central son suficientes para contener al dólar y afrontar vencimientos? Y luego de eso, cuando suba el próximo gobierno, ¿con qué se va a encontrar para hacer frente a la inconmensurable deuda que nos deja este gobierno?

El analista Jorge Herrera presenta hoy en Ámbito Financiero un interesante artículo en el que intenta dar respuesta a estos y otros interrogantes. El primer paso, según nos cuenta, es saber hacer la diferencia entre reservas brutas y reservas netas. Las brutas son el stock total que informa el BCRA diariamente. Ayer se ubicaron en u$s 57.473 millones. Ahora bien, hay dentro de las reservas brutas pasivos en dólares del BCRA que están contabilizados como reservas. Se trata de los encajes de los depósitos en dólares, el swapcon el Banco Central de China, el préstamos del Banco de Basilea y otras operaciones de pase similares. Una vez restados estos conceptos se tienen las reservas netas del BCRA que en la actualidad se estima rondarían los u$s15.000 millones. De modo que como capacidad máxima disponible están las reservas netas, y a partir de ahí, debe contemplarse el uso del swap chino, del préstamo con el BIS junto con lo que le quede al Tesoro de depósitos en dólares en el BCRA y el “ayudín” de los dólares desembolsados por el FMI para fortalecer las reservas. Claro que para los analistas más ortodoxos, o quizás, más pragmáticos, ni el swap ni el REPO con el BIS deberían tenerse en cuenta ante una corrida. Por lo tanto, el stock de reservas a considerar rondaría los u$s33.000 millones.

Y sólo con este dinero el Banco Central debe hacer frente a lo que se viene; a saber: la demanda de los depositantes de dólares (argendólares) en el sistema financiero, además la demanda del Tesoro para enfrentar los vencimientos de deuda de corto plazo (en particular Letes, y otros títulos), y como si fuera poco la demanda de los tenedores de pesos (en depósitos y en efectivo) en el mercado cambiarios. Y la triste realidad es que, si se debe hacer frente a todo esto, la guita no alcanza.

Pero, aclara Herrera, los encajes de los argendólares son dólares de los bancos para afrontar la demanda de los ahorristas que tienen depósitos en dólares (caja de ahorro y plazos fijos). De modo que estos fondos no deberían ser tenidos en cuenta a la hora de calcular una intervención en el mercado de cambios. Hay aproximadamente un 50% del total de argendólares en encajes, el resto está prestado, en su mayoría, a empresas exportadoras o proveedoras de éstas, y una porción pequeña en Letes en dólares. O sea, el sistema tiene liquidez para afrontar el retiro de la mitad de los argendólares. Tampoco los dólares del Tesoro depositados en el BCRA deben ser tenidos en cuenta porque son para afrontar los pagos de deuda pública que, según estimaciones privadas, son en la actualidad casi exiguos hasta tanto llegue el próximo desembolso del FMI. Entonces, lo que hay que monitorear diariamente no es sólo el drenaje vía la caída de argendólares, sino las reservas que el BCRA utiliza para intervenir en el mercado de contado. También debe seguirse de cerca el porcentaje de renovación de las Letras del Tesoro (Letes) porque en el acuerdo con el Fondo se contempló un rollover del 55% promedio para llegar a fin de año. Si bien en lo que va de 2019 el Tesoro logró un rollover promedio superior, se sabe que los dólares no alcanzan para fin de año si se derrumba el porcentaje de renovación. En caso de emergencia habrá que ver cómo reacciona el FMI en cuanto a flexibilizar el uso del desembolso para fortalecimiento de las reservas, que llegó a mediados de 2018.

En criollo, las reservas del Banco Central no darían abasto si fueran a buscar dólares, en forma simultánea y sostenida, los que depositaron dólares en los bancos, los que tienen deuda pública en dólares y/o en pesos y no quieren renovarla, y los que tiene en su poder pesos ya sea depositados en los bancos o en sus bolsillos.

Y de esto habla Alberto Fernández cuando los periodistas oficialistas buscan desgastar su imagen apurándolo con medidas a tomar y él, cauto, afirma que conoce el rumbo, pero no tiene idea de qué país le va a dejar Mauricio Macri. Porque, sencillamente, nadie lo sabe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s