Ruleta rusa

Ahora que los porteños desafían el récord de infectados y salen en manada a encontrarse con el afamado virus es buena ocasión para invocar a El Ruletista.

Por Silvina Belén para Noticias La Insuperable ·

En el Ministerio de Educación de la Ciudad Autónoma tiran el barbijo con más ímpetu que cincuentona la chancleta: festejan la libertad de poder batirse a cara descubierta con el Coronavirus sin temores individuales ni miramiento alguno para con el prójimo. Las calles se llenan de runners hiperventilados y terraplanistas que le explican a impávidos policías que el Covid-19 es una patraña más de los que con malicia nos han convencido de la redondez de la tierra.

En otras zonas populosas tampoco se quedan atrás. Fiesta sin miedo ni distancias bajo sol o luna. El placer de la libertad de contagio es pólvora encendida. En fin, como diría una ingeniosa tuitera, nadie se cansa del Coronapalooza.

Si hubiera tradición, no cabe duda de que en los bares clandestinos y en los que no lo son tanto se jugaría a la Ruleta rusa. Todo parecería indicar que las emociones fuertes se le ríen en la cara al timorato ASPO. Así que, para estar a tono, hoy traemos a Mircea Cărtărescu, autor de El Ruletista. Seguramente, aunque la literatura rumana casi nunca goza de favores en la prensa crítica, para los lectores de paladar negro que congestionan el servidor de NLI este autor no será un desconocido.

Mircea Cărtărescu

A los distraídos les aclaramos que Cărtărescu, poeta y narrador con indiscutida proyección internacional, es uno de los más importantes escritores rumanos contemporáneos. Muchos de sus textos fueron traducidos al castellano: editorial Impedimenta publicó, entre otros títulos destacados, Nostalgia, Solenoide y la trilogía Cegador. El Ruletista, incluido en Nostalgia, cuenta también con su edición individual.

Don Mircea ha insistido en que Nostalgia es una novela y que, por tanto, El Ruletista sería su primera parte. Para llevarle la contra al autor, algunos críticos ven en este libro una colección de cuentos. Sea como fuere, el texto que interesa aquí puede considerarse con la independencia de una nouvelle, cuento largo o con la denominación que el lector prefiera.

Al ruletista de esta narración jamás en su vida lo había favorecido el azar ni sonreído la fortuna pero, sin embargo y a contramano de cualquier pronóstico, la ruleta rusa siempre le perdonaba la vida. Esta única suerte le dio fama, dinero e incontables seguidores morbosos. Su historia la cuenta un escritor anciano que lo caracteriza como hombre anodino e inclinado a la autodestrucción.

La inclinación al tánatos es la clave que encuentra el narrador para armonizar la buena fortuna del ruletista ante las balas con su proverbial mala suerte: las ansias de morir del personaje tampoco son atendidas por el azar, es decir que se trata de una buena fortuna aparente, algo que va en contra de sus deseos, como siempre en realidad le había sucedido.

Lo cierto es que el entrecruzamiento de problemáticas existenciales entre el viejo escritor que narra y el personaje que lo ocupa excede la superficie anecdótica: la fusión entre ambos crece con el devenir del relato. Las ansias de trascender de un literato a pasos de la tumba y la insospechada fama de un jugador de ruleta rusa invitan a descifrar el texto desde una perspectiva menos aleatoria que las acciones descritas como centro de atracción.

La insignificancia que cobra protagonismo al contrastarse con el peligro extremo, el morbo ante el riesgo del otro y el sufrimiento ajeno como espectáculo son temas que, cuando el marco de época resulta propicio, siempre afloran.

El Ruletista (título original: Ruletistul), traducción de Marian Ochoa de Eribe, Impedimenta (2010), 62 páginas, ISBN 9788415130048.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s