El peor de todos

La confesión de Mariano Macri en el libro Hermano, de Santiago O’Donnell termina de confirmar lo que ya se sabía sobre el ex presidente y denuncia lo que no imaginábamos: cinismo, maldad y perversión. “Macri es el sumun del ultraliberalismo económico, autoritarismo político, egoísmo y codicia personal”, dice la diputada y periodista, Gabriela Cerruti, autora de El Pibe y Big Macri. Hermano contiene referencias a estos libros y a muchas de las investigaciones publicadas por Nuestras Voces.

Por Gabriela Cerrutti para Nuestras Voces

La confesión de Mariano Macri en el libro Hermano, de Santiago O’Donnell termina de confirmar lo que ya se sabía sobre el ex presidente y denuncia lo que no imaginábamos: cinismo, maldad y perversión. “Macri es el sumun del ultraliberalismo económico, autoritarismo político, egoísmo y codicia personal”, dice la diputada y periodista, Gabriela Cerruti, autora de El Pibe y Big Macri. Hermano contiene referencias a estos libros y a muchas de las investigaciones publicadas por Nuestras Voces.

Quién es Mariano Macri | El hermano del expresiden... | Página12

“Sos la principal protagonista después de los Macri”, me escribió Santiago O’Donnell hace una semana y confieso que me dio un poco de vértigo. Es atardecer de sábado, acabo de terminar de leer “Hermano” y respiro con cierto alivio. Como siempre, Santi es riguroso y tiene razón: las menciones a El Pibe y mis investigaciones son muchas y profusas, pero también la confirmación de Mariano Macri de cada una de esas historias. Las que conocíamos, las que habíamos podido documentar, las que escuchamos pero no teníamos confirmación. Y lo que no podíamos ni imaginar porque no entra en el sistema lógico de la vida humana de este lado del Big Bang: la insondable perversión del hombre al que su codicia y su soberbia impulsó más allá de su padre, sus hijos, sus hermanos. Y todos los argentinos.

Hay algo en Hermano que es compasivo para todos los votantes del macrismo: ni siquiera su familia podía creer el nivel de cinismo y maldad de Mauricio Macri. Todos tardaron mucho en comprenderlo y admitirlo. Es tal vez la mayor revelación del libro. La confirmación del vaciamiento de las empresas, los autopréstamos, la triangulación para evadir impuestos, para ocultar patrimonio (da igual si es para estafar al estado, a la justicia o a una ex) es eso, una confirmación. Desde adentro mismo de la familia. Desde una mirada que intenta mostrarse inocente aunque es difícil saber los límites que se habrán cruzado.

¿Quién es Mauricio Macri? Siempre creí que de todo lo que hizo en sus empresas y sus gobiernos, hay un acto que lo define más que ninguno aunque en peso específico de dinero en juego pueda parecer menor. A poco de asumir como jefe de gobierno en la Ciudad de Buenos Aires, Macri se encontró con una oportunidad de negocios que, además, lo acercaba a su lugar en el mundo, la cancha de Boca. Con un fideicomiso, compró el viejo edificio de la fábrica Molinos para construir viviendas de lujo que tendrían una particularidad: desde todas las ventanas se vería la Bombonera. Cuatro días después de comprarlo, mandó a la legislatura una ley para eximir de impuestos a todos los emprendimientos que se hicieran en esa manzana. Con tanta impunidad que el proyecto de ley, firmado por él, llevaba como anexo para mostrar el perímetro a eximir de impuestos el folleto de publicidad del futuro desarrollo.

Cuando asumió como presidente, repitió el esquema. Primero, sus negocios. En los primeros seis meses de gobierno se intentó autoperdonar la deuda del Correo de setenta mil millones; aumentó los pagos por el Soterramiento del Sarmiento porque era una obra de Iecsa, que nunca dejó de ser suya a pesar de todos los pases de mano que intentaron, y habilitó el negocio de las Low Cost para que la empresa de aviación de la familia, Mac Air, pudiera entrar al negocio. Entrevisté en esos días a Colunga, la mano derecha de Franco Macri que había fundado la empresa de aviación y ahora no entendía bien cómo terminaba el negocio en manos de una empresa fantasma que llevaba el nombre de Avianca. “Franco está destrozado, se quedaron con todo los pibes del Newman”, me dijo entonces, anticipando el lamento de Mariano.

Un año después iba a hacer votar la ley de blanqueo para que su hermano Gianfranco ingresara los millones que habían guardado en las cuentas en el extranjero. En el pase de manos queda claro como todo, siempre, es de Mauricio. Cuando asumió como jefe de gobierno, puso sus acciones de SOCMA a nombre de sus tres hijos mayores. Unos meses después, los hijos lo cedieron a nombre de Gianfranco. Gianfranco sacó todo a bancos europeos, y recién volvió a traerlo cuando Mauricio fue presidente. Queda claro que todo seguía siendo de Mauricio.

Mauricio se quedó con todo, siempre.

Franco estaba convencido que cuando lo dejó a cargo de la negociación con los italianos para la representación de la Fiat en la Argentina, Mauricio se había aliado con Ricardo Zinn, gerente de la empresa, y su tío Jorge Blanco Villegas para dejarlo afuera del negocio. En una escena de Francis Ford Coppola, Franco llegó a la cena en que se firmaba en el acuerdo y los vio en la cabecera de la mesa y se dio cuenta de todo. Rompió el acuerdo y abandonó el lugar. Es cierto que entonces echó a Blanco Villegas de la empresa y Zinn murió poco después en un inexplicable accidente de avión, más o menos en la época en que secuestraron a Mauricio. Una Famiglia complicada.

Cuando lo entrevisté para El Pibe, Franco estaba convencido también de que Mauricio había simulado la venta de Iecsa a su primo Angelo Calcaterra pero que seguía manejando el negocio a través de la italiana Ghella, la misma empresa que hizo la obra de ingeniería más grande de su gobierno en la Ciudad de Buenos Aires, el entubamiento del Maldonado, y que se quedó finalmente con el soterramiento del Sarmiento cuando era presidente.

Te mira como mira él, dice el hermano Mariano en el libro de O´Donnell. Con esa mira gélida, que nos transmite ningún sentimiento. Con la boca apenas abierta. Como si no entendiera qué le estás preguntando. Es que no entiende. Pero no es que no entiende por ignorancia o incapacidad de comprensión. No entiende porque su sistema de decodificación es diferente al de la mayoría. No entiende por qué alguien le cuestionaría que algo no sea para él, que algo no sea como él quiere, como él necesita, como a él le conviene. Es cierto que a Franco le gustaba decir que era un “boludo” y abrazaba a Carlos Grosso mientras se quejaba “por qué no serás vos mi hijo en lugar de este boludo!”. Pero nada indica que ése sea el adjetivo que mejor lo califica.

Desde que se quedó con los millones del negocio de las torres en Manhattan, asociado con Donald Trump, dejando afuera a Franco Macri hasta que destrozó el país como presidente de la nación, Mauricio Macri se equivocó poco. Se movió siempre hacia adelante, sin ninguna piedad ni duda, para quedarse con todo lo que quería, en el marco de su codicia, narcisimo y egoísmo desde lo personal; su perversión y psicosis para manejarse en lo relacional y su ideología profundamente liberal en lo económico y autoritaria en lo político. Nada de boludo.

¿Importa que un presidente sea buena o mala persona o importa el proyecto político y económico que representa? En el caso de Mauricio Macri la combinación de las dos cosas fue fatal. Montado en el cambio de época de los noventa, pasó del capitalismo para los amigos de la posguerra al capitalismo para mí solo del neoliberalismo y el capitalismo financiero. Hijo de la derecha oligárquica autoritaria, mucho más Blanco Villegas que Macri, como solía decir su padre, Macri es el sumun de ultraliberalismo económico, autoritarismo político y egoísmo y codicia personal. Endeudamiento, bicicleta financiera, dinero del dinero, bolsa, acciones, todo para unos pocos pero, sobre todo, todo para sí mismo y su pequeño grupo de amigos.

Como Howard Roke, el arquitecto protagonista de El Manantial, su libro de cabecera, en agosto del 2019 puso una bomba en el edificio que debía dirigir que, en nuestro caso, es la Argentina.

Escribí por primera vez la biografía de un presidente cuando tenía apenas 26 años. Fue El Jefe, la biografía no autorizada de Carlos Menem. Cuando investigué entonces, los Macri ya eran protagonistas centrales de la historia. Se quedaban con las licitaciones, manejaban los ministerios, gobernaban la ciudad de  Buenos Aires, primero durante la dictadura con Armando Cacciatore, después durante el menemismo con Carlos Grosso. Publiqué El Pibe, la biografía de Mauricio Macri, en el 2009. Desde entonces investigué, denuncié, le pedí el juicio político por las escuchas, escribí cientos de investigaciones y dos nuevos libros. Una edición actualizada de El Pibe y Big Macri sobre sus años en la presidencia.

Durante muchos años todas las mañanas ingresaba al sitio de internet de la Comisión Nacional de Valores para chequear las actas que subían las empresas del grupo y buscar ventas fraudulentas, cambios de mano, estafas. Así como El Jefe fue un best seller pero no influyó en nada para que Carlos Menem ganara abrumadoramente la elección de 1995, tampoco nada de todo esto alcanzó para evitar que Macri fuera presidente y dañara a la argentina de la manera en que lo hizo.

Hermano, de Santiago O’Donnell, une piezas que faltaban. Confirma, profundiza, abre nuevas puertas. Ojalá alcance para que nunca más repitamos la tragedia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s