Liniers: vendedores ambulantes en huelga de hambre contra las mentiras de Larreta

Los trabajadores que fueran desalojados hace años de Avenida Rivadavia, denuncian que fueron engañados y reprimidos por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

Por Guillermo Carlos Delgado Jordan para Noticias La Insuperable

Queremos trabajar, solo eso” repiten hasta el cansancio una y otra vez. Parece haber pasado mucha agua bajo el puente desde que fueron desalojados violentamente por la Policía de la Ciudad y personal de Ambiente y Espacio Público a principios de 2018. Aceptaron la propuesta del gobierno porteño por los puestos que tenían desde hace añares sobre la avenida Rivadavia y sus adyacencias. En ese entonces Luis Cevasco (el Fiscal General que ordenó el desalojo) afirmó que los trabajadores iban a recibir capacitación y advirtió que “después de la capacitación los manteros vuelven a la calle, como pasó en once donde ofrecieron galpones que están vacíos”. Pero no fue eso lo que sucedió.

Tras un par de meses de curso (por el que recibieron 14.000 pesos al mes) solo encontraron las puertas cerradas del gobierno porteño y nadie los recibe. Casi tres años después, desesperados, emprenden una huelga de hambre bajo la sombra de la iglesia de San Cayetano (donde el cura les da una mano) y piden recuperar la dignidad del trabajo.

Los vendedores ambulantes realizaban esta mañana un acampe y una huelga de hambre en el barrio porteño de Liniers, en reclamo al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para que les permita trabajar en las ferias. La protesta se realizó, al inicio, en la esquina de Rivadavia y José León Suárez, del barrio porteño de Liniers, pero fueron reprimidos y desalojados por la fuerza por la Policía de Larreta y se instalaron en San Cayetano.

Mientras solo piden que los reciba Clara Muzzio, la ministra de Espacio Público e Higiene Urbana porteña (que hace oídos sordos) denuncian una persecución por parte de la fiscal Celsa Ramírez, que está al frente de la mayoría de los expedientes por contravenciones por el uso de espacio público. Y es, sobre todo, la que ordena detenciones, allanamientos y razias a los trabajadores callejeros. Y la misma que suele hacer eco de comentarios xenófobos y cuasi fascistas en las redes:

En tanto, tras el pitido de un tren que se aleja de la estación Liniers y mientras llega el atardecer lluvioso a la precaria carpa donde un grupo de trabajadores se encuentra en huelga de hambre tras haber sido desalojados violentamente, golpeados, engañados y silenciados, Horacio Rodríguez Larreta, calculadora en mano, hace la cuenta de cuánto “gastará” con alguna empresa amiga en volver a cambiar las baldosas  y macetas de avenida Rivadavia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s