Spinetta en el contestador

Machi Rufino, compañero de ruta del Flaco, nos regala unas hermosas perlas del genial Luis Alberto Spinetta.

Por Carlos Alberto Resurgian para Noticias La Insuperable

Machi Rufino – Luis Alberto Spinetta

Muchos conocen a Carlos Alberto Rufino (o simplemente Machi) por su paso por Pappo´s Blues o Invisible, por solo nombrar algunas de las bandas en las que hizo brillar su bajo. Pero lo que no muchos conocen es que, antes de empuñar las cuatro cuerdas, Machi hizo la carrera militar como electricista en la Armada Argentina, siendo parte de la tripulación de naves emblemáticas como, por ejemplo, la Fragata Libertad. A los 20 años, por 1967, dejó la carrera y se dedicó de lleno a la música para el deleite de todos los que lo hemos escuchado.

Pero lo que menos aún saben muchos es que Machi es muy activo en las redes, y suele regalar hermosas perlas como la que presentamos hoy: una serie de mensajes grabados en su contestador telefónico por su amigo Luis Alberto Spinetta, con una gracia y candidez que pintan al Flaco de cuerpo entero.

El mismo Machi nos cuenta: “A Spinetta le fascinaba que hubiera sido marino, me preguntaba sobre esa vida con gran interés y también por hechos de la segunda guerra mundial sobre los que yo había leído mucho y conocía batallas, lugares, nombres, etc. Cuando le conté que sobre el final de de la guerra los japoneses estrellaban sus aviones contra los barcos enemigos, al contrario del pensamiento generalizado que sostenía que eran actos fanáticos, el vio todo eso con cierto romanticismo, lo que lo llevó a hacer un álbum que se llamó Kamikaze”.

Tanto le despertaba el interés a Spinetta la vida pasada de Machi que siempre así alusión a su condición de marino, y eso se resalta en sus mensajes.

Spinetta y Machi

Como frutilla del postre Machi se refiere al intimo recital que brindo Luis Alberto en el Salón Blanco de Casa de Gobierno en épocas de Néstor Kirchner: “Me dijo que quería que estuviera allí y por supuesto fui con mi familia; en un momento del concierto tuvo la amabilidad de nombrarme con palabras muy cariñosas, cosa que por otro lado me extrañó porque él no solía hacer eso. Cuando terminó el concierto me acerqué a darle un abrazo y le comenté mi sorpresa por el hecho que me nombrara y dándose vuelta y mirando los símbolos patrios del salón me dijo “ ¡Y que querés? Si vos defendiste ésta bandera!” Me quedé mudo, que él me dijera algo así era como haber recibido una condecoración, como si me hubieran prendido una medalla en el pecho, nunca lo voy a olvidar. Luis Alberto Spinetta –concluye Machi– no sólo fue grande por su genialidad musical, fue un hombre de una gran inteligencia emocional; no había que explicarle nada, él entendía todo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s