El cambio climático ayudó a Gengis Kan

Un estudio de la Universidad de Lincoln del Reino Unido sugiere que el descenso y la caída de las civilizaciones de Asia Central en el siglo XIII no fue causada por la invasión de Gengis Kan y su horda, sino por el cambio climático en la región.

Por la Redacción de Noticias La Insuperable

Estatua gigante del emperador mongol Gengis Kan, situada en el desierto de Tsonjin Boldog, en Mongolia 

La cuenca del mar de Aral en Asia Central y los principales ríos que fluyen a través de la región algún tiempo fueron el hogar de civilizaciones fluviales avanzadas que utilizaban aguas de crecida para regar sus campos.

Los científicos solían atribuir la decadencia en esta región a la devastadora invasión de los nómadas mongoles liderados por el mítico Gengis Kan a principios del siglo XIII. Sin embargo, un análisis de la dinámica de los ríos y antiguas redes de riego a largo plazo tiende a demostrar que la causa real pudo haber sido la sequía que se apoderó de la zona junto con los mongoles.

Un grupo de investigadores dirigido por la Universidad de Lincoln, Reino Unido, reconstruyó los efectos del cambio climático sobre la agricultura en la región y encontró que la disminución del caudal de los ríos desempeñó un papel igual o aún más importante que la invasión mongola para que la gente abandonara estas tierras prósperas en el pasado.

La investigación fue dirigida por la Universidad de Lincoln en colaboración con la Universidad VU de Amsterdam, el University College de Londres, la Universidad de Oxford y el Instituto JSC de Geografía y Seguridad del Agua, Almaty, República de Kazajstán. Se publicó en Proceedings of the National Academy of Sciences de los Estados Unidos de América y destaca el papel fundamental que los ríos pueden tener en la configuración de la historia mundial.

Descubrimos que Asia Central se recuperó rápidamente después de las invasiones árabes en los siglos VII y VIII debido a las condiciones húmedas favorables. Pero la sequía prolongada durante y después de la posterior destrucción de los mongoles redujo la capacidad de recuperación de la población local e impidió el restablecimiento de la agricultura basada en el riego“, dice el coautor del estudio, el director del Centro Lincoln para el Agua y la Salud Planetaria, Mark Macklin.

Estas conclusiones fueron hechas a base de los datos obtenidos desde sitios arqueológicos y los canales de riego del oasis de Otrar, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Durante un tiempo fue un importante centro comercial dentro de la Ruta de la Seda, y se ubica en el sur del actual Kazajistán . Para su propósito, los científicos utilizaron una técnica conocida como datación por luminiscencia.

La datación por luminiscencia nos ha permitido comprender mejor cómo respondieron los sistemas fluviales de Asia central al cambio climático durante el pasado. Nos ha permitido reconstruir períodos múltiples y prolongados de aumento de las precipitaciones y la sequía, que afectaron la economía y la sociedad de la región“, señaló otra coautora del estudio, la académica de la Universidad de Oxford Julie Durcan.

El análisis demostró que el abandono de los sistemas de riego coincide con una fase de erosión de los lechos de los ríos Sir Daria y Aris entre los siglos X y XIV d.C. Esto, a su vez, coincidió con un período seco con caudales bajos, y no con la posterior invasión mongola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s