Falleció Bertrand Tavernier

El aclamado director de cine francés tenía 79 años

Por la Redacción de Noticias La Insuperable

En Sainte-Maxime, en la Costa Azul, murió hoy Bertrand Tavernier, quien había nacido en Lyon en 1941, semanas antes de cumplir los 80 años. Director, productor, historiador, crítico y patriarca del cine francés de nuestro tiempo, toda su obra es una síntesis única entre las más profundas tradiciones antagónicas del cine francés. Fue durante un tiempo jefe de prensa de Jean-Luc Godard, debutó como crítico en ‘Cahiers de Cinema’, la legendaria revista de la ‘Nouvelle Vague’, el movimiento que cambió el rumbo del cine francés e influyó en las nuevas generaciones de cineastas europeos y norteamericanos. Como asistente de Jean-Pierre Melville, el más grande de los directores franceses de los últimos sesenta años, contribuyó a restaurar la tradición del cine clásico. Como crítico, escribió el libro más influyente de su tiempo, en defensa del gran cine norteamericano. Como responsable de prensa de grandes producciones de Hollywood, durante los años 60 del siglo pasado, tuvo la experiencia única de entrevistar y dialogar con casi todos los maestros del cine norteamericano de los años 40 a 70 del siglo pasado. Como historiador del cine, realizó una famosa visión cinematográfica de Francia, a través de su producción cinematográfica, muy semejante al trabajo similar realizado por Martin Scorsese con la historia y el cine norteamericano. Ese ‘Las películas de mi vida’ (2016) será por mucho tiempo la obra de referencia para comprender las metamorfosis de Francia, contadas a través de su cine, relata Juan Pedro Quiñonero en ABC.

Su obra cinematográfica, de una treintena de películas como director, es una síntesis feliz de ese arco iris de actividades. Tavernier realizó cine ‘político’, muy fiel a la actualidad, como ‘Crónicas diplomáticas’ (2013). Sus crónicas de la vida diaria, como ‘El relojero de Saint-Paul’ (1974), inspirada en una novela de Georges Simenon, pueden tener una doble dimensión negra y política muy profunda. Sus frescos históricos, como ‘La hija de D’Artagnan’ (1994) o ‘Capitán Conan’ (1996) son bastantes fieles a la realidad, matizada con parábolas siempre actuales. La influencia del cine y la novela negra norteamericana también estuvieron muy presentes en la obra de Tavernier. ‘En el centro de la tormenta’ (2009) puede verse como una película norteamericana, con un ritmo, aliento y «aura» muy alejada del cine francés «tradicional». ‘1280 almas’ (1981) es una adaptación muy libre y personal de una novela célebre de Jim Thompson, con muchos flecos de Céline y André Gide.

Hijo de padres escritores, resistentes, Tavernier tuvo como condiscípulo a otro muy gran cineasta, Volker Schlöndorff, padrino de uno de su hijo, Nils Tavernier, actor y realizador. La novelista Tiffany Tavernir es su hija. Su esposa, Colo Tavernir, guionista, murió el mes de junio del año pasado. Tavernier vivió la última etapa de su vida recluido en Sainte-Maxime, una pequeña localidad de la Costa Azul, su refugio último.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s