Murió Ramona Bustamante, emblema de la lucha campesina

Tenía 95 años y enfrentaba un nuevo intento de desalojo.

Por la Redacción de Noticias La Insuperable

En su rincón en el mundo, en Las Maravillas, el campo del noroeste cordobés donde nació, vivió y luchó para no ser desalojada, murió hoy Ramona Bustamante, campesina y símbolo de la resistencia de quienes sufren desde hace décadas el avance del monocultivo.

El 6 de abril había cumplido 95 años, y los festejó como siempre, bajo amenaza de un nuevo desalojo ordenado por los Tribunales de Deán Funes. Era el tercer intento de sacarla de su campo que hacía la jueza Emma Del Valle Mercado, desde que en 2004 ordenó por primera vez un desalojo para entregarle las tierras a los empresarios agropecuarios de Oncativo Edgardo y Juan Carlos Scaramuzza, que ambicionan esas 150 hectareas.

Antes, el 30 de diciembre de 2003, topadoras custodiadas por policías derribaron la casa de material que la anciana y su hijo habían construido. La losa, los escombros de esa construcción todavía siguen ahí.

En marzo, un equipo de Ciudad U visitó a la anciana. “Qué a pedir para su cumpleaños”, preguntó el cronista. “Salud, que me de la salud Dios y me de la tierrita”, contestó la mujer. “A los empresarios les diría que son unos sinvergüenzas”, sintetizó.

Doña Ramona nació en Las Maravillas, ese campo a pocos kilómetros de La dormida, y allí crió primero a sus cinco hermanos, cuando su mamá se fue, y después a sus hijos. Ramona tenía 16 años cuando perdió a su madre. Su padre formó otra familia. Los problemas por la tenencia del campo comenzaron en la década de los 90. Una vez que murió su padre, su segunda pareja, con quien tuvo tres hijos, abandonó el lugar llevándose las escrituras. Al tiempo vendió el inmueble a unas personas en Oncativo, pero sin incluir a Ramona como heredera, la única de toda la familia que siempre vivió y trabajó en ese territorio.

Ramona murió acompañada de su hijo Orlando. Hasta el final, estuvieron Victoria Gauna, su abogada, y la comunidad del Movimiento campesino de Córdoba (MCC). La causa por la tenencia de su tierra fue apelada pasó por la Cámara Civil y Comercial de Deán Funes y podría llegar a tribunales nacionales e internacionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s