A la Metropolitana se la forma para “meter bala”

Quienes se encargan de formar a los futuros policías respaldan el gatillo fácil.

Por Tomás Palazzo para Noticias La Insuperable

El caso de Lucas González, el adolescente baleado en la cabeza por policías de civil quienes no solo lo asesinaron, sino que además, intentaron justificar el hecho, pone de nuevo en el tapete la formación que le brindamos a nuestra policía.

En estas épocas donde los candidatos de la ultra derecha hablan livianamente de “meter bala” y transformar a los delincuentes en “queso gruyere”, la realidad no hace más que demostrar que el “gatillo fácil” es una bajada de línea de la política a las fuerzas de seguridad.

El de Espert no es una opinión aislada. Y para demostrarlo vayamos directamente a la cabeza de la Ciudad. En épocas de Chocobar, Horacio Rodríguez Larreta fue uno de los primeros en salir a respaldar al policía (hoy condenado) que baleó por la espalda a un delincuente.

Pero los mensajes de “dispare primero, pregunte después” de la política, no se circunscriben a los medios de comunicación y las redes sociales. En 2019 el entonces vicejefe de Gobierno a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad, Diego Santilli (hoy electo diputado), y la ministra de Educación e Innovación de la Ciudad, María Soledad Acuña firmaron un convenio por el cual los nuevos cadetes de la Policía de la Ciudad tendrán un plan de estudios de dos años y egresarán con el título de Técnico Superior en Seguridad Pública.

Qué más se puede pedir que “profesionalizar” a las fuerzas, se preguntará usted. El punto radica en a quién metemos adentro de las aulas para formar a la metropolitana. Y acá, sin dudas, podemos tener respuestas.

Aquellos que desean ser policías de la Ciudad deben atravesar primero un Curso de Formación Inicial para Aspirante a Oficial de la Policía, la «Tecnicatura Superior en Seguridad Pública -Oficial de Policía». Allí, sin dudas, una de las asignaturas centrales es la de «Seguridad Pública Ciudadana», donde se aborda el tema del cuidado de la ciudadanía y la prevención del delito.

Pues bien, el Profesor Asociado en esta materia, encargado de formar a la Metropolitana en estos aspectos, no es otro que Cristian Ritondo, diputado nacional por la provincia de Buenos Aires y presidente del bloque del PRO como parte del interbloque Juntos por el Cambio y ex ministro de Seguridad durante la gestión de María Eugenia Vidal.

¿Que decía Ritondo de Chocobar? Que puso “en riesgo su vida cumpliendo con su compromiso de servir y proteger”.

Y ni hablar de casos de “gatillo fácil” durante su gestión como el asesinato de Diego Cagliero en Martín Coronado.

O la masacre policial en San Miguel del Monte que terminó con la vida de cuatro jóvenes.

¿Esto es lo que Ritondo le enseña a la Metropolitana?

Pero el ex ministro de Seguridad de Vidal no es el único en inculcar valores de gatillo fácil. Como broche de oro podemos mencionar a la ex titular de la Oficina Anticorrupción macrista, Laura Alonso, que fue designada por el gobierno que encabeza Horacio Rodríguez Larreta como Profesora Adjunta B, para el dictado del “Taller Construyendo una Cultura de Integridad”, dirigido al V curso de la “Tecnicatura Superior en Seguridad Pública – Oficial de Policía”.

El “Taller Construyendo una Cultura de Integridad”, pensado para que los Aspirantes a Oficial de la Policía de la Ciudad cuenten “con espacios dentro de la formación que permitan desarrollar conocimientos vinculados a la cultura democrática, respetuosa de la ley y de los derechos humanos, la diversidad y la integridad pública” tiene como algunos de sus objetivos principales que los alumnos:

– Adquieran valores esenciales orientados hacia la comunidad y hacia el interior de la fuerza.

– Fortalezcan valores como la integridad, el respeto, la transparencia, el profesionalismo y el buen trato, como vectores esenciales de la confianza.

– Promuevan la cultura de la integridad y que la misma se refleje en las buenas conductas en su compartamiento.

– Superan estereotipos y estigmas desde las buenas conductas y las prácticas.

¡Laura Alonso! La misma que respaldó a Patricia Bullrich cuando dijo que a Chocobar “no se le reconoció su trabajo policial”.

Ella es la que le enseña a nuestro futuros policías los valores democráticos, el respeto a la ley y los derechos humanos.

Y por todo eso, lamentablemente, el de Lucas González no será el último caso de “gatillo fácil”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s