Spinoza por las bestias

Por Alejandro Lagreca para La Insuperable

En los tiempos que corren, la lectura de un tan cronológicamente lejano “filósofo de filósofos” como Spinoza, mentado por sus ínfimas concesiones a la sencillez, parece más una invitación al aplazamiento indefinido que a la satisfacción urgente de las apetencias del intelecto.

Baruch de Spinoza (1632-1677), por Alia Daval

Encarar en el siglo XXI el abordaje libresco de un filósofo holandés del siglo XVII al que, para colmo, se presume arduo, complejo y abstracto en grado superlativo, parece un desafío poco seductor. Máxime si su estilo expositivo entronca con la lógica geométrica de Euclides y gran parte de las referencias disponibles lo caracterizan como pensador poco amigable, tal vez inclemente, para con los ocasionales visitantes del país de la especulación minuciosa.

Sin embargo, cuando la idea es no conformarse con unas sencillas pinceladas de enciclopedia, hay una propuesta superadora en Spinoza por las bestias, el libro de Suhamy y Daval que, varios años después de su publicación original en francés, llega a los lectores de Argentina en virtud de la bien cuidada edición de Cactus,  impresa en abril de 2016, pero aún poco exhibida en mesas de librería.

Edición original, en francés

La obra conjuga el texto de Ariel Suhamy, que recorre el sendero reflexivo de la Ética de Baruch, con las ilustraciones de Alia Daval. Su calidad trasciende las meras intenciones de una introducción: la original selección de los autores capitaliza intelectualmente una característica del filósofo holandés, es decir, la predilección por ejemplificar con animales del mundo real o criaturas del imaginario. Así el rigor conceptual en la exposición de Suhamy gana amenidad, buen humor y un excelente anclaje en la memoria del lector, tarea en la que el talento plástico de Alia Daval deviene en contrapunto esencial.  

En síntesis, Spinoza por las bestias resulta un libro ameno, seductor e indicado para un acercamiento riguroso —exento de engañosos descensos a la simpleza o ritmos artificiales—, original,  a lo más representativo del pensamiento de un filósofo que, por sobre cualquier distancia, todavía puede ser redescubierto y saboreado, especialmente si lo secundan los animales que vivificaron su racionalidad especulativa.

Suhamy, Ariel y Daval, Alia. Spinoza por las bestias. Traducción de Sebastián Puente. Buenos Aires, Cactus, 2016.  160 páginas.

Alia Daval, Désir et puissance
Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s