Chori y chef

Por Onó, el Insuperable para La Insuperable

Sábado “17-F por la paz y la democracia”. Martes “21-F por Moyano y el chori”.

· Crédito: Guía Óleo – http://dixit.guiaoleo.com.ar/fiesta-mundial-del-choripan/ ·

La importancia de tener dos marchas casi juntitas es inestimable. La del sábado fue convocada bajo noble consigna; la del martes, día hábil sin discusiones, para hacer ruido, no trabajar y defender a un camionero revoltoso que no acepta ser llamado al orden ni a los tribunales. Una la convocó la gente de bien, encabezada por un intelectual que sacrificó horas de creación literaria en pro de la paz social; la otra, mejor ni hablar.  

El martes, una señora que no quiso identificarse por temor a represalias de la temida Cámpora, comentaba con espanto: “nunca vamos a librarnos de las hordas de vagos que nos dejó Perón, ni siquiera ahora que supimos conseguir un Presidente de lujo”. Medio asqueada y medio asfixiada por el humo de los asadores de choripán, agregó: “Fui directora de escuela cuando el alumno era alumno y el maestro, maestro; no sé lo que es una huelga, ni me interesa saberlo”. Esas palabras anónimas definen todo y pueden comprenderlas hasta los populistas más fanatizados.

El sábado, en contraposición, fue una fiesta selecta. Los demócratas de la paz y el orden, en sinergia de ocio productivo, ensalzaron a la nunca bien ponderada —ni suficientemente respetada— policía con pancartas de apoyo al efectivo injustamente caído en desgracia, denostado por los garantistas de siempre, esos que ahora, además, son golpistas. Solo faltaron a la cita los nobles empresarios que no saben de feriados ni de fines de semana sin trabajo, urgidos por el deseo de dar cada día más bienestar a sus empleados. Algo que el Presidente de lujo, como bien lo definió la directora, conoce mejor que nadie.

Crédito: #17FYoVoy marcha masiva 🙂 según danny @reddanny ·
Cierto jubilado, que supo forjarse una vejez desahogada resguardando de las garras demagógicas sus ahorros en el exterior, arengó a sus pares con una frase nacida de su original intelecto: “No vuelven más”. El puñado de pasivos que esperaba esas palabras para retemplar el ánimo, continuó la marcha con decidido arrastrar de pies. Soñaban, olvidados por un rato de los padecimientos de la inevitable gota, con encontrarse al entusiasta Andahazi o al exquisito e insobornable Campanella. Alfredo Casero en persona hubiese sido, a no dudarlo, un premio que ni ellos mismos creerían merecer por el simple cumplimiento de sus deberes republicanos.·

FAC – Créditos: Lupa, @L_Maga_ / Sebastián Fernández, @rinconet / @fundacioncasero
El populacho del martes esperaba el fin de los discursos para atiborrarse a gusto de vino en caja, cerveza y choris grasientos; la flor y nata del sábado, por el contrario, intercambiaba información culinaria antes de elegir el restaurante donde repondría fuerzas.

Los unos, alcoholizados, se empachaban para llenar el vacío que les dejó la ausencia de la jefa de la banda, como suele llamarla con propiedad un intachable formador de opinión; los otros, satisfechos gracias al deber cumplido, degustaban calmos las creaciones de los más esforzados chefs, con tiempo, entre bocado y bocado, para dar y recibir sanos consejos de inversiones financieras, esas que, en definitiva, hacen grande al país, ¿o no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s