La Emboscada

Preso soy un héroe

Muerto soy un mártir

Libre soy presidente

Luiz Inacio “Lula” da Silva

Por María Cristina Derdoy  para La Insuperable

qq

Hace unos días que se conoció la noticia: Lula va a prisión.

El Tribunal Federal de Brasil decidió por una votación reñida que el ex presidente de ese país debía ir a la cárcel bajo los cargos de corrupción y lavado de dinero.

Y el juez Moro, émulo carioca de nuestro vernáculo Bonadío se apresta a llevarlo preso.

De manera sucinta esa es la noticia que ocupa titulares de diarios, noticieros audiovisuales y todo cuánto medio de periodismo dominante o alternativo circule por el mundo.

¿Qué se esconde detrás de esto?

¡Eureka! Acá está.

El neoliberalismo y sus lacayos servidores, también socios, no debe dejar escapar nada que pueda convertirse en negocio redituable.

Eso sí, que lo sea para pocos, para muy pocos.

La cuestión es que el pastel se reparta en inmensas porciones para algunos  voraces y avarientos depredadores.

Sociedades anónimas, conglomerados comerciales de variopinto pelaje. Fachadas impersonales manejadas por personeros   que digitan y deciden la vida y muerte de millones de personas. No debe existir mayor homicida que el neoliberalismo. Es la dictadura en su máxima expresión. Se disfraza de democracias formales, se presta a elecciones, conforma tribunales, se acomoda en recintos legislativos, se erige en presidentes y ministros. Es el neoliberalismo, amo y señor de tantas penas y desdichas.

Sus representantes no se apartan ni un ápice de sus dictados:

-acabar con gobiernos progresistas

-destruir el estado de bienestar

-acotar el acceso a servicios esenciales como educación y salud pública

-demonizar a los líderes sociales

-cooptar medios de comunicación

-borrar la matriz solidaria de un Estado presente

-perseguir judicialmente a opositores

¿Se puede seguir? Sí, pero resumiendo la tarea a realizar es: envilecer la existencia de las mayorías.

Este tsunami que va arrasando con todo, está en América Latina.

Nunca se fue.

Lugo, Zelaya, Dilma, Cristina, Correa, Maduro, Evo, Glass se transformaron en las presas a cazar.

Lo único que faltó fue poner precio a sus cabezas con carteles tipo siglo XIX, tan populares en el país del norte, tan afectos ellos a cazar…personas y gobiernos.

¿Cuál ha sido la presa mayor?

¡Bingo!. Lula.

El “sospechoso de siempre”

El “perfecto delincuente”

Former Brazilian President Luiz Inacio Lula da Silva attends a rally in Sao Leopoldo

Su origen lo condena de antemano: pobre, muy pobre, sin educación universitaria, obrero metalúrgico y de izquierda.

¡Tuvo la caradurez, el tupé de ser elegido dos veces Presidente de la República Federativa de Brasil!

Sacar de la pobreza a casi 30 millones de brasileros.

Llevar comida a los platos de los más desprotegidos.

Luchar contra el analfabetismo, ampliar derechos, construir viviendas sociales, mejorar las favelas, bajar el índice de mortalidad infantil con planes integrales de salud, mejorar la salud pública.

Promover el ingreso a la universidad de alumnos que provenían de hogares de bajos recursos.

Y mucho más.

Inmenso Lula!!!

Políticas antineoliberales.

Y eso no se perdona

Tanto, que hoy lo espera una celda.

Lula manejó al país más grande y más poblado de América del Sur. Tiene la industria más desarrollada del continente. Su capital humano en puestos asalariados es el de mayor densidad de América Latina. Brasil es el gigante americano. Una superficie de 8,5 millones de km2, 210 millones de habitantes… ¿gobernada por un obrero?

Tiembla el amo del mundo. Durante años agazapado en su selva de intereses, trenzando redes en la sombra, acumulando veneno y masticando odio.

Después de ciertos ensayos exitosos: Lugo en Paraguay, Zelaya en Honduras arremetió envalentonado contra las otras usinas progresistas de la región. Con mano de obra vernácula, usando lo institucional y no la violencia explícita del ejército dio el golpe que destituyó a Dilma Rousseff. Fue el  prólogo para perseguir al ex presidente que había decidido presentarse como candidato en los próximos comicios.

Imposible permitirlo.

Puso todo el poder en movimiento y usando los poderes del Estado se le dicta la prisión

Casi toda América del Sur, el sueño de la Patria Grande de San Martín y Bolívar, excepto Venezuela, respira los aires del neoliberalismo.

Aire envenenado, para el gusto de quien escribe.

Porque esto es letal.

Las conquistas sociales y políticas de estas últimas dos décadas se van por la boca de tormenta de una canalla infame. Son días oscuros para nuestras libertades individuales, el estado de derecho y la economía. Es imperativo reforzar nuestras convicciones. Son necesarias nuestras voces y nuestros cuerpos al servicio de la libertad y la justicia.

El mal no tiene que triunfar en este duelo.

Las emboscadas se nutren de traiciones y a los traidores nunca les fue bien.

Y si la luz y el bien están representados por Lula, sigamos ese faro.

No permitamos que sea héroe o mártir.

Luchemos para que sea Presidente.

qq2

 

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s