Agonía extendida

Por Alejandro Enrique para Noticias La Insuperable ·

La Argentina no es un país confiable. Las estadísticas oficiales, a pesar de todos los cambios metodológicos que se introdujeron con oportunismo orientado a la confusión, espantan a los inversores productivos tanto como la insoslayable estanflación. Las redes de venalidad que atraviesan estratos claves del poder judicial terminan de configurar esa temida imagen de republiqueta que invalida de antemano cualquier intento de proyecto a largo plazo de empresarios locales o faráneos.

Las garantías tienen destinatarios exclusivos: especuladores bien relacionados y representantes del mejor entrenado capital prebendario. El resto de los actores se ubican simplemente dentro o fuera de la red de redes de Cambiemos, lo que determina el acceso o la restricción a las oportunidades de corto o mediano plazo que se generan a través de los recursos públicos que peregrinan desde los servicios básicos y esenciales que el Estado abandona gradualmente hacia los que no guardan ninguna relación con el bienestar general.

El parate en la obra pública, los recortes programados sobre otros recortes, el anuncio de tormentas y sacrificios que acompañarán a la disolución preanunciada del sistema previsional constituyen el horizonte que el mismo gobierno se ha encargado de anticipar como su visión para el mediano plazo. El acompañamiento del FMI es el lastre no declarado que se sabe no puede tirarse por la borda en caso de necesidad extrema por riesgo de naufragio social. Se habla del tránsito hacia 2019 casi con la certeza de una agonía ineludible. Por desgracia se trata de un visión realista.

La sensación de habitar un país que hace equilibrio en la cuerda floja sin red de contención a la vista, contrariamente, da la impresión de salto al vacío inminente, de terminalidad que no admitiría un lapso agónico indeterminado. La convivencia con el deterioro sostenido de la calidad de vida suele abonar fantasías de proximidad de alguna variante del borrón y cuenta nueva liberador. Nada de eso, sin embargo, parece racionalmente posible en un contexto al que no se ha arribado ni por casualidad ni por una desafortunada conjunción de astros.

En contraste con la profunda desconfianza que el país genera como entorno de estabilidad propicio para negocios genuinos, a contramano de la degradada imagen de democracia nominal que reflejan las miradas de la prensa internacional, existe una confianza básica arraigada en la élite que ha interpenetrado e intensificado la burocracia estatal: Argentina está en un periodo de apogeo respecto a sus posibilidades de generación de ganancias especulativas, situación que prácticamente les aseguraría una continuidad sólo matizada por sobresaltos destinados a forzar tomas anticipadas de ganancias. Golpes blandos asimilables que explicarían la insistencia en la metáfora de las turbulencias, una conceptualización comparativa no tan ridícula ni tan eufemística como aparenta.

Todos los acontecimientos que no guardan una estricta relación con las decisiones económicas de mayor trascendencia son los que marcan el contorno más nítido de una construcción política que si bien tiene en su centro la imposición de un plan de negocios llevado a su máxima expresión desarrolla en paralelo una agenda que no sabe de turbulencias de ni de golpes blandos que desvíen el rumbo que desde 2015 se mantiene con inquebrantable constancia. En ese plano homogéneo es donde mejor puede percibirse el férreo andamiaje del modelo macrista.

Los acontecimientos que en los últimos días acapararon los primeros planos de la discusión pública indicarían con bastante claridad que el paradigma impuesto no ha sufrido deterioros significativos. Así las cosas, la posibilidad cierta de una agonía extendida tendría una verosimilitud cercana al espanto.

@ale_enric

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s