Tres empates como aperitivo

El match por el título de Campeón del Mundo de Ajedrez que enfrenta en Londres a Magnus Carlsen y Fabiano Caruana está igualado en un punto y medio después de tres tablas consecutivas. Hoy Carlsen jugará con blancas la cuarta partida del reto que se disputa al mejor de doce y reparte un millón de euros libre de impuestos.

Por Rodrigo Bisbal para Noticias La Insuperable ·

El duelo entre el actual campeón mundial, Magnus Carlsen (2839), y el retador ítalo-norteamericano, Fabiano Luigi Caruana (2827), deparó hasta ahora pocas emociones a la afición. Sin embargo, desde el inicio mismo, hubo sorpresas para los conocedores del estilo quirúrgico del noruego.

Ya en el primer encuentro ─que se extendió hasta los 115 movimientos y se acercó al récord que con 124 habían establecido Kárpov y Korchnoi (1) cuarenta años antes en Baguio, Filipinas─ llamó la atención que Carlsen omitiese en momentos clave de la partida jugadas no demasiado sofisticadas que le hubiesen otorgado clara ventaja, algo poco habitual en un ajedrecista caracterizado por el gélido aplomo de sesgo cuasi computacional. Lo cierto es que Magnus no castigó con su acostumbrada dureza ninguno de los muchos yerros de Caruana. Nadie sabe a ciencia cierta si es que por fin afloró la humanidad dormida del campeón o si se trató nada más que de una displicente reserva de fuerzas psíquicas con vistas a aniquilar al retador en el tramo final de la disputa, segmento estresante en grado superlativo. Los más osados se preguntan si se estará ante el aperitivo previo al banquete. Sea como fuere, el interrogante desaparecerá en pocos días: la partida de hoy cierra el primer tercio del match. La segunda partida mostró a Caruana mucho más enérgico, dispuesto a sorprender y menos impreciso que la víspera, todo junto a pesar de conducir las piezas negras. Así arribó al final con peon de más pero no logró imponerse a pesar de la ventaja material. El ímpetu itálico del principio se le fue apagando ante el conservadurismo congelante del blanco. De nuevo “tablas muertas”. En la tercera retornó el Fabiano desleído, poco dispuesto a tomar la iniciativa a la que por naturaleza invitan las piezas blancas. Un par de imprecisiones en el medio juego terminaron con cualquier esperanza de protagonismo para el retador, que debió trabajar las tablas que se firmaron en la jugada 49. El padecimiento no fue largo gracias a que el peon torre de Carlsen tenía casilla de coronación de distinto color que el alfil, como puede verse en el diagrama de la posición final.

En pocos horas se sabrá si termina la ronda de aperitivos o si se prolonga con más coctelería naturista para abstemios. Carolina Príncipe seguramente aconsejaría un entremés musical a cargo de Juda di Prima para activar el lirismo ajedrecístico que languidece en la sala de espera.

Cabe recordar que este match lo ganará el jugador que alcance los 6,5 puntos. La bolsa es tentadora: un millón de euros libre de impuestos de cualquier índole, 60% para el ganador y 40% para el perdedor. Si concluyera igualado en 6 unidades se jugarían desempates con partidas rápidas ─de persistir la igualdad también blitz y, finalmente, Armageddon─ el 28 de noviembre; en este caso la bolsa se repartiría 55%-45%.

 


  1. Víctor Korchnoi – Anatoly Karpov, World Championship 29th, 1978 (1/2 – 1/2)

 

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s