Disparen al Bebé

Ocurrió en Mendoza. Un policía le disparó en la cara a una nena de 2 años.

Por Tomás Palazzo para Noticias La Insuperable

Segundas partes nunca fueron buenas, dice el refrán. Pero para las autoridades que deben velar por la seguridad de los argentinos esto no parece ser así. Y es que después de “la doctrina Chocobar” ahora se presenta en cartelera “Disparen al Bebé”, donde las autoridades del ministerio de Seguridad culparon a la madre por un disparo en la cara que recibió su hija.

En el municipio de San José de Guaymallén, provincia de Mendoza, el miércoles pasado, un grupo de policías disparó contra un grupo de vecinos e hirieron a una niña de menos de dos años que se encontraba en el lugar. La menor presenta una herida cercana a la sien.

“La bebé tiene seis puntos en la cara por los perdigones y una herida en la cabeza cerca de la sien. Chela, su mamá, alrededor de 10 heridas entre cuello, pecho, abdomen, brazo y mano izquierda. Otra menor recibió un perdigón en el ojo izquierdo y tiene comprometida la vista”, detalló el portal Revista Cítrica en su red social junto con los videos.

La secuencia, que dura poco más de 1 minuto, muestra cómo se retiran los uniformados de la esquina de un barrio en Guaymallén y en uno de los móviles carga una moto. Segundos después se oyen disparos y gritos y al final se ve a una nena llorando con la cara ensangrentada.

Según explicaron los vecinos a Va con Firma Mendoza, por una manifestación contra el “MendoTran”, donde se realizó un corte sobre la Avenida Pedro Molina, la policía se hizo presente en el lugar y unos jóvenes tiraron unos petardos donde estaban los oficiales. La policía intentó aprehenderlos y los adolescentes escaparon y se dirigieron hacia dentro del barrio. “Son pibes de familias laburantes, no son malos chicos. Ninguno tiene antecedentes”, contaba una de las vecinas.

La policía se dirigió hacia dentro del barrio y consiguió atrapar a uno de los jóvenes que escapaban, mientras otro ingresó a su casa. Sin ningún tipo de orden, la policía ingresó al domicilio, y empujando a la madre del adolescente en cuestión, tomó por la fuerza al chico y comenzó a golpearlo y ahorcarlo.

En ese momento, los vecinos comenzaron a quejarse del modo en el que operaba la policía e insultaron a los efectivos. Algún vecino se paró frente al móvil para evitar que se llevaran a los jóvenes y, entonces, uno de los efectivos disparó su arma. En vez de hacerlo al aire, disparó con balas de goma hacia la multitud. Los perdigones impactaron en Graciela, una vecina que pasaba por el lugar con su hija de un año y siete meses. La niña resultó herida por los perdigones y la policía se fue rápidamente del lugar.

Afortunadamente la niña ya está en casa, le dieron el alta el fin de semana. En cada una de las cinco heridas ocasionadas por los disparos, la niña recibió puntos. Fue herida en el rostro, en la oreja, en el brazo, en el abdomen y la pierna.

“Nunca me imaginé que iba a pasar algo tan violento después de una marcha pacífica por el boleto de colectivo” concluyó la madre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s