El mito del planero

El discurso del militante del odio y fomentado por comunicadores sociales es solo un mito para alimentar la grieta.

Por Tomás Palazzo para Noticias La Insuperable

qq

“Se embarazan para cobrar planes esas negras de mierda” es un cántico natural en la tribuna del odio que aumenta la grieta; expresión a la que le sigue algo así como “y yo me rompo el culo trabajando”.

Las cifras oficiales del Anses sobre cuál es el perfil de las beneficiarias de la Asignación Universal por Hijo (AUH) desmienten esta y muchas otras creencias. El 97% son mujeres, tienen un promedio de 1,7 hijos (mas de la mitad tiene solo un hjjo) y el 47,4% de las titulares trabajan. Esto quiere decir, que contrario a lo que piensa casi la mitad de la población, en su gran mayoría, no son familias numerosas (sólo el 2% tiene 5 hijos/as).

Estos números dados a conocer por La Nación, desmienten el arraigado prejuicio de los abanderados del Cambio. Las madres hacen malabares para hacer rendir los $2.652 (de los que reciben 80% durante el mes, y finalizado el año deben presentar la Libreta para cobrar el 20% restante) para poder comprarle los pañales y la leche a su hijo, pero eso no les alcanza para el resto de los gastos de la casa. «La gente habla pero no conoce. De un plan no se vive. El que dice que vive de un plan, le doy mi hijo y el plan, y que se arregle durante un año a ver si lo tiene tan bien como lo tenemos nosotros. Eso es mentira. Un plan no te da de comer. No alcanza, hay que trabajar sí o sí«, remarca enfáticamente Raquel Bruzzo, mamá de Jennifer.

Además, está arraigado que “solo el pobre cobra planes”. Los niños con padres trabajadores formales, aún los de ingresos más altos, perciben deducciones del impuesto a las ganancias o asignaciones familiares. Las asignaciones familiares, en ciertos casos, incluso pueden superar el monto de la AUH. Más aun, son más los niños que reciben dinero por parte del Estado que tienen padres que tienen o tuvieron empleos registrados que los que reciben la AUH. Casi cinco millones de niños reciben asignaciones familiares contributivas; más de un millón tienen padres que deducen ganancias; y cuatro millones perciben la AUH. De esta forma, estos últimos representan un 40% del total de niños que recibe dinero por parte del Estado nacional, nos indica la periodista Micaela Urdinez.

Y para alimentar la xenofobia, ni hablar de que “encima tenemos que mantener a todos los extranjeros que vienen acá y cobran planes”. Pero en rigor de verdad, solo el 1,36% de los beneficiarios son extranjeros.

Y ni hablar de que, seguramente, el alimentador del odio conoce a alguien que conoce a alguien que “no quiere que la pongan en blanco para no perder el plan”. Este es otro mito. Hoy la mujer que está en una situación de informalidad cobrando la AUH, si pasara a una situación de formalidad, se le empezará a pagar automáticamente una asignación familiar. No pierde la cobertura del niño.

Por último, la creencia de los “odiadores” de que ellos trabajan para alimentar vagos. La protección social es un derecho para todos los niños del país. ¿Cómo se financia la AUH? A diferencia de las jubilaciones, que dependen de los aportes de los trabajadores, la AUH, como cualquier política pública, se financia totalmente con recursos del Tesoro nacional.

No es un plan

Son muchos los prejuicios – y errores – que existen en relación a la AUH y el primero es pensar que es un plan social y que solo las familias más vulnerables cobran dinero del Estado por sus hijos. «La protección social es un derecho para todos los niños y niñas del país. Y dependiendo en qué situación laboral están sus padres, les corresponde un sistema de protección diferente. Lo positivo que tiene la AUH es que logró que no haya intermediarios ni arbitrariedades. La relación es directa con el Estado y eso permite la construcción de ciudadanía. «, explica Fernanda Reyes, Directora General de Proyectos de Niñez, Adolescencia y Juventud de la Anses.

El Estado da transferencias por hijos a las familias de todos los niveles de ingresos. Los niños con padres trabajadores informales cobran la AUH y los que tienen padres trabajadores formales, aún los de ingresos más altos, perciben asignaciones familiares o deducciones del impuesto a las ganancias.

1 Comment

  1. DE LOS SEMBRADORES DEL ODIO LA TENEMOS CLARA. DESDE ESTA CASTA HOY EN EL PODER, CIPAYOS MISERABLES QUE LA INTEGRAN Y LA CORPO MEDIÁTICA BIZARRA, DE ELLO SE ENCARGAN… PERO POR PARTE DE UN CUARTO DE CLASE DE LA MEDIA QUE LOS CONSUME Y SUSTENTAN ES EL PROBLEMA. SINO, OBSERVEN EL AUDITORIO APLAUDIENDO A UNA DESQUICIADA HACIENDO APOLOGÍA DE LA VIOLENCIA, ODIO Y DISCRIMINACIÓN….

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s