Subastan auto de Perón y Evita

Se trata del Packard que el Gobierno argentino mandó a construir en 1939. Fue el auto oficial de la segunda asunción presidencial, donde se la vio por última vez a la por entonces Primera Dama

Por la Redacción de Noticias La Insuperable

Foto: Granger/Shutterstock

El Packard de 1939 que usó Juan Domingo Perón cuando asumió su segunda presidencia en 1952, será puesto nuevamente a la venta. Las imágenes de Evita del 4 de junio de 1952, día de la asunción presidencial del General Perón, muestran al flamante Presidente argentino junto a ella, a bordo de un imponente descapotable circulando en medio de una multitud que había invadido la Avenida de Mayo. No sólo fue un acto histórico como bautismo de gobierno, sino que se trató de la última aparición pública de Evita, visiblemente enferma, y fallecida poco después, el 26 de julio.

Aquel convertible majestuoso era un Packard Super Eight Derham Phaeton de 1939, tal cual su denominación exacta. Y había sido fabricado en los Estados Unidos por expreso pedido del Gobierno argentino en 1939, año en que lo estrenó el entonces presidente Roberto María Ortiz. Desde entonces el auto pasó a formar parte de la flota presidencial.

Con la Revolución Libertadora que derrocó a Juan Domingo Perón en 1955, la suerte del Packard también cambió: pasó a formar parte de los bienes que los militares pidieron destruir ante su directa asociación con el gobierno justicialista. El auto fue confinado a un campo de la provincia de Buenos Aires, y recién fue hallado nuevamente en los años 70. Luego, en 1977, desembarca en los Estados Unidos tras ser adquirido por un coleccionista de aquel país, que lo restauró y le devolvió su status de joya presidencial.

Foto: Mecum

El automóvil nunca más volvió al país. La subasta de la famosa casa norteamericana Mecum, que recibirá ofertas entre el 10 y 18 de julio, no es la primera en la que el descapotable será atracción. En 1983 ya fue vendido en otro remate en Oklahoma, donde lo compraron Raymond y Carol Plaster. Ellos lo guardaron en el garaje de su casa en Arkansas, y comenzaron una segunda restauración que les tomó 19 años y más de 7.000 horas, según declararon en 2004 en un artículo de The Packard Cormorán. “La autenticidad del Packard está bien establecida por las modificaciones del cuerpo, el sello presidencial como marcas en las puertas traseras y el número de motor”, indicaron.

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s