Vidal espió a 46.000 personas

Políticos, dirigentes, jueces, entre otros, estaban bajo su mirada

Por la Redacción de Noticias La Insuperable

Al igual que “su jefe”, Mauricio Macri, la ex gobernadora de la Provincia de Buenos Aires parece haber montado un aparato de espionaje que llegaba a todos lados, esta vez desde la Dirección de Asuntos Internos de la Policía.

En primera instancia, salió a la luz la denuncia contra el titular de esa dependencia, Guillermo Christian Berra, y su pareja, María Rosario Sardiña. La lista era de poco más de 1.200 casos entre 2016 y 2019, y en la que figuraban dirigentes políticos como los intendentes Espinoza, Mussi y Mario Ishii, y organismos clave de dos poderes del Estado, como la Suprema Corte bonaerense y ambas cámaras legislativas de la Provincia.

Pero el universo era en realidad mucho más amplio e infinito. Según informó la empresa Nosis, firma especializada en información financiera, los objetivos del presunto espionaje montado por María Eugenia Vidal eran 46.000 personas, informan desde el Diario Hoy.

En la lista aparecen personas y organismos que hasta el momento no figuraban en la investigación que lleva adelante la Justicia bonaerense. La lista es interminable, y está plagada de objetivos civiles.

En la investigación ahora aparece que desde el Ministerio de Seguridad, que estaba encabezado por Cristian Ritondo, se había solicitado una habilitación indiscriminada de informes Nosis y Veraz, para tres dependencias: Asuntos Internos, Narcotráfico e Inteligencia Criminal.

Desde Asuntos Internos se realizó el pedido por 1.200 informes de Nosis, según la pericia oficial, que habrían recaído sobre investigaciones patrimoniales de familiares de policías investigados por supuestos enriquecimientos ilícitos, jueces y demás funcionarios.

Según la empresa de datos, Narcotráfico habría utilizado en sus investigaciones unos 2.000 informes. En tanto, el resto de los miles de pedidos se habrían realizado desde la división de Inteligencia Criminal, por ejemplo, en el caso del espionaje conocido este martes al exgobernador bonaerense Daniel Scioli.

De esta forma, ahora la Justicia no tendría solo a Guillermo Berra como principal sospechoso, sino que los indicios empezarían a girar y apuntar directamente hacia el ex ministro Ritondo, un escalón más alto en la pirámide de poder en esos tiempos, y por añadidura más cercano a la ex gobernadora María Eugenia Vidal.

2 Comments

  1. Juntos por el cambio y todos grandes cerebros son la mayor estafa electoral de los últimos años. Ojalá no vuelvan nunca mas, pero para que suceda esto hace falta tener criterio en las medidas que adopte el gobierno, cero corrupción y buen manejo de los recursos financieros. Si esto simples pero muy complejas alternativas no se logran, estamos en el horno.

    Me gusta

  2. Uno escucha a párvulos en rápido recorrido por la guía de la telebasura, medios gráficos, radio…; respecto a la pandemia cuando preguntan a profesionales de la salud, por ejemplo, “¿cuando cree usted que llegaremos al pico? ¿podrá luego haber rebrotes? ¿cuando estiman que estará lista la vacuna? y la lista puede seguir. Esto viene a cuento porque somos muchos que podemos sentirnos tan párvulos como estos si nos preguntáramos: “¿LLEGARÁN CON EL DEBIDO PROCESO EN LA INVESTIGACIÓN A UNA CONDENA QUE POR LO MENOS LOS INHABILITE DE POR VIDA EN LA FUNCIÓN PÚBLICA?”
    PD: El imaginario que se ha ido instalando en el mundo que vivimos, ha desechado lo que ha sido un elemento constitutivo hasta ahora en la historia de la humanidad: la capacidad de soñar con un mundo distinto y mejor al que hemos sido capaces hasta ahora de construir. Hemos pasado abruptamente desde una época casi delirantemente utópica, al descrédito y desplome casi absoluto de todas las utopías. El desplome de los intentos por plasmar históricamente la construcción utópica de un mundo sin explotación, desarrollada en el marco de los socialismos reales, implicó para gran parte de la intelectualidad progresista el derrumbe de sus apuestas históricas, pero también un notorio detrimento de la influencia del ideario progresista en la arena política, y una desorientación y pérdida de rumbo de gran parte, por no decir de todas, las organizaciones políticas cuyo sentido histórico ha sido constituirse en la expresión de los intereses populares y de los sectores sociales menos privilegiados.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s