Covidio y Pandemio

SÁTIRA | Más habladores que Cipión y Berganza, los dos gatos de la Rosada llegan a El País de Onó.

Por Onó, el Insuperable cervantino ·

Coloquio que pasó entre Covidio y Pandemio, gatos de la Casa Rosada, en la noche de la víspera del 9 de julio.

—Sabrá usted don Pandemio que en aquel sillón se sentaron muchos animales: zorro, peludo, tortuga, yegua…  ¡Y hasta uno de los nuestros: el gato!

—Falso sería ese gato, don Covidio, que ni el bigote le había quedado. Más falso que dólar amarillo y pobreza cero. Recuerde los tiempos de hambre que pasamos con su menú vegetariano. Nos dejaban rúcula marchita, vendían nuestro atún y se llevaban la carne.

—Sepa, Pandemio, que era para cuidarnos la estampa. Y para que cazáramos ratones en vez de holgazanear. ¿No será usted de los que quieren pescado sin aprender a pescar o pretenden mérito sin ameritar?

—Mire, Covidio, olvídese  ya de la meritocracia, el emprendedorismo y las clases para pescar: esas pamplinas ahora están en cuarentena.

—No me hable de cuarentenas, por favor. Vamos por la tercera… Acá, para colmo, tenemos que aguantarnos de nuevo a la yegua con su populismo para todos y todas.

—Usted Covidio tiene una lengua viperina, letal como el coronavirus. ¿Qué le hizo la vice? Nunca comió mejor que con ella.

—Prefiero comer rúcula marchita por años antes que rifar mi sagrada libertad, ver avasallada la propiedad privada y muerta la cultura del trabajo. ¡Soy un gato moderno! ¡No quiero vivir en peronia! ¡Mire como humillaron al pobre Dieguito, hijo pródigo de don Alfredo, prócer del periodismo independiente! ¡Y yo también soy Vicentín, como todo gato de bien, para que lo sepa!

—A usted no tendrían que dejarlo mirar tanta TV y andar a cada rato por las redes sociales. ¡Solamente faltaría que se nos volviese runner y terraplanista!

—Lo que faltaba, Pandemio, ¿ahora pretende decirme que la tierra no es plana? ¿Dónde ve la redondez? A usted la yegua le dice que los elefantes vuelan y le cree. Beto le dice que el coronavirus mata y usted se encuerentena solito. ¡Con gatos así no salimos más del subdesarrollo!

—Lo que debería hacer usted en lugar de dar crédito a tanta zonzera es estudiar, leer historia y ciencia en vez de repetir mentiras locas. Más que gato ya parece loro.

—Mire, Pandemio, si no fuera que ahí veo a Onó llegando a la marcha del #9J le cantaría cuatro frescas por su insolencia. Pero ahora me voy con los libertarios a luchar contra este totalitarismo de la reclusión. ¡Quédese usted en cuarentena si quiere ser oveja! Y guárdeme algún lomito de atún si pasa la vice con la vianda. ¡Quiero recuperar algo de mi parte del PBI sustraído en cleptocracia!

2 Comments

  1. GRACIAS ONO !!! un poco de promedio entre la maldita pandemia y los argentos mediopelos” que padecen del mayor grado de ignorancia: No saber que son ignorantes y, cuando no, odiadores…Es el otro virus, anacrónico; como el enano execrable fascista que como “comunicador”, levanto aquella bandera del “viva el cáncer” . Grave y lamentable.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s