El transporte en colectivos al borde del colapso

En AMBA, tomar un colectivo, puede transformarse en una odisea

Por Roque Pérez para Noticias La Insuperable

El dedo índice del chofer serpentea en el aire indicando que hay un solo asiento vacío y que debemos quedarnos abajo. No es el primero, ni el segundo; ya es el tercer colectivo al que no puedo subir mientras las sombras de la tarde parecen fundirse con la vereda, ocultando a mi sombra ya cansada en una larga fila de distancias difusas, que regresa del trabajo tras el hierro fundido del puente Alsina.

La evaporación de la cuarentena, el aislamiento de plena responsabilidad personal, la creciente población en las calles empujada por necesidades, chocan hoy día contra las pautas para viajar en colectivo en la zona AMBA: sólo pasajeros sentados, frecuencias que parecen diluirse en el tiempo, menos asientos disponibles y, colectiveros y usuarios, que cumplen la normativa más allá de los inconvenientes, las demoras, el cansancio.

Antes que la realidad choque con la creciente incontinencia humana y se vuelva incontenible, el gobierno deberá rever alternativas; no alcanzan hoy en día los paliativos de algunas empresas que colocan sus propios transportes para el personal; los que suben hoy al transporte hace rato ya no son exclusivamente esenciales; el laissez faire gubernamental debe finalizar y enfrentar la situación antes de que colapse. El buen manejo llevado hasta el presente por el gobierno nacional para enfrentar la pandemia no se merece un final desdibujado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s