“El Estado debe actuar como impulsor de la demanda”

Luego de la exitosa renegociación de deuda, economistas opinan sobre el papel que debe ocupar el Estado para traccionar la economía argentina

Por Roque Pérez para Noticias La Insuperable

En un mundo jaqueado por la pandemia, y luego del exitoso acuerdo llevado adelante por Martín Guzmán ante acreedores extranjeros que logró despejar los vencimientos de corto plazo y evitar juicios internacionales que inflen judicialmente la deuda, el panorama parece indicar que no hay por delante, como resultante, un “shock de confianza” como motor de la reactivación.

Desde el Centro de Estudios Económicos y Sociales “Scalabrini Ortiz” (CESO) vienen indicando hace meses que pensar que el éxito de la negociación devendría “en un shock de confianza que alentaría la reactivación macroeconómica en un contexto de estabilidad cambiaria” es, cuando menos, fantasioso.

Asimismo, advierten del peligro que significa escuchar a algunos cultores de la tesis ofertista del “shock de confianza” como motor de la reactivación que, enceguecidos en su tesis, continúan sosteniendo dogmáticamente sus posiciones “e indican que el acuerdo con los acreedores no fue suficiente, y se precisa un “plan integral” con un “presupuesto equilibrado” (eufemismo para invocar un ajuste del gasto público) para eliminar los controles cambiarios y recuperar la confianza del “mercado””, programa similar a los últimos años del macrismo que todos sabemos como finalizó.

El CESO, conducido por el economista Andrés Asiain, indica que el camino debe ser “una política clara de impulso a la demanda que deberá ser inducida por el Estado, único actor que puede incrementar los gastos en un contexto de crisis económica”. Para ellos, “la clave de dicha reactivación no es sólo un necesario impulso al consumo de la mano de una moderación en el ritmo de la devaluación oficial y una recomposición salarial, dejando de lado los planteos de un congelamiento de los salarios públicos [sino] principalmente, un programa de obras públicas”.

Desde el CESO indican que esta inversión debe concentrarse en atender, principalmente, las demandas urgentes de la población: alimentación, vivienda, salud, educación y seguridad.

La Argentina de la pandemia necesita imperiosamente un Estado activo, conductor de un país que avance en la generación de empleo. Los nuevos números de desempleo del INDEC no son sostenibles; en un mundo de puertas adentro, el rol del Estado debe ser, claramente, el del “sustitutor” de inversiones, generando así su propio “shock”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s