Hace 300.000 años el hombre conservaba alimentos usando cenizas

Según la investigación, los alimentos que no se consumían inmediatamente podrían conservarse durante semanas o incluso meses mediante esta técnica.

Por la Redacción de Noticias La Insuperable

Los habitantes de una cueva ubicada en Qesem, al este de la ciudad israelí de Tel Aviv, desarrollaron hace 300.000 años la capacidad de utilizar las cenizas de las hogueras para retrasar al máximo el deterioro de alimentos vegetales y piezas de caza, según investigadores de las universidades de Sapienza y Tel Aviv.

Estas, según el periódico Haaretz, son algunas de las conclusiones a las que llegó un equipo de investigadores entre los que se encontraban la italiana Cristina Lemorini (de la Universidad Sapienza) y los israelíes Avi Gopher y Ran Barkai, de la Universidad de Tel Aviv, afirman desde la agencia ANSA.

Así protegidos, los alimentos que no se consumían inmediatamente podrían conservarse durante semanas o incluso meses porque su descomposición se aletargaba significativamente.

Además, gracias a esta técnica, los insectos se mantenían a distancia y se eliminaban también los malos olores.

Quiénes eran los habitantes de la cueva sigue siendo un misterio, porque solo se han recuperado unos pocos dientes, pero al parecer eran descendientes de Homo erectus.

Cueva de Qesem cerca de Tel Aviv (Wikimedia Commons)
Cueva de Qesem 

Controlaban el fuego

En el año 2000, el profesor Avi Gopher y el profesor Ran Barkai descubrieron la Cueva de Qesem, donde se conservaron los restos de una cultura que habitó la región en un periodo de entre 200.000 y 400.000 años de antigüedad. Sus pobladores vivían en esa cueva y dejaron allí decenas de miles de herramientas. Una de las más importantes son las afiladas hojas de piedra, talladas en sílex y utilizadas para todo tipo de actividades, incluida la caza de ciervos.

Según pudieron determinar, nuestros antepasados ​​no solo sabían prender el fuego, también controlaban su temperatura para fabricar herramientas.

Los investigadores aplicaron sus propias tecnologías sofisticadas para comprender la forma en que se fabricaban a finales de la Edad de Piedra un conjunto de herramientas encontradas en una cueva en la región central de Israel. Las conclusiones del estudio indican que hace 300.000 años el hombre ya sabía utilizar el calor controlado a diferentes temperaturas para fabricar diferentes tipos de herramientas.

“No sabemos cómo los habitantes de las cavernas aprendieron a hacer las herramientas o cómo lograron controlar el proceso, pero los hallazgos indican claramente una tecnología consistente para producir hojas a partir de materias primas tratadas con calor controlado, que difiere de la forma en que se fabrican otras herramientas. Este hecho indica una planificación basada en el conocimiento”, sostiene el doctor Filipe Natalio, de la Unidad de Arqueología Científica del Instituto de Ciencias Weizmann. Y el doctor Ido Pinkas, experto en una técnica conocida como espectroscopia Raman agrega: “Esto es tecnología, como nuestros teléfonos celulares y computadoras. Una tecnología que les permitió a nuestros antepasados ​​sobrevivir y prosperar”.

Las hojas de cuchillo encontradas en la cueva.
Las hojas de cuchillo encontradas en la cueva.
(Universidad de Tel Aviv)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s