Encuentran las instrucciones exactas que dio Enrique VIII para ejecutar a Ana Bolena

Fue acusada de no poder controlar sus “deseos carnales“, aunque los historiadores sostienen que fue asesinada por no dar un hijo varón al rey inglés.

Por la Redacción de Noticias La Insuperable

Historiadores británicos han descubierto un pasaje de un libro de órdenes, pasado por alto hasta la fecha, donde Enrique VIII da las instrucciones exactas de cómo quiere que su mujer, Ana Bolena, sea ejecutada. En este documento, el rey inglés estipulaba que, aunque su reina había sido “condenada a muerte… por quemadura de fuego… o decapitación“, él había sido “movido por la compasión” para evitarle la muerte más dolorosa de ser “quemada por el fuego“, había ordenado que “la cabeza de la misma Ana sea… cortada“.

Asombroso descubrimiento

Tracy Borman, una destacada historiadora de la dinastía Tudor, a la que pertenecía Enrique VIII, explica que el libro de órdenes es un asombroso descubrimiento y que refuerza la imagen de Enrique VIII como un “monstruo patológico“.

Como un documento hasta ahora desconocido sobre uno de los eventos más famosos de la historia, es realmente como oro en polvo, uno de los hallazgos más emocionantes de los últimos años. Lo que muestra es la manera premeditada y calculadora de Enrique VIII. Sabe exactamente cómo y dónde quiere que ocurra“, explica la historiadora a The Guardian.

Las instrucciones establecidas por Enrique VIII son para Sir William Kingston, alguacil de la Torre, detallando cómo el rey se libraría de la “difunta reina de Inglaterra, últimamente mi esposa, recientemente alcanzada y condenada por alta traición“. Bolena fue encarcelada en la Torre de Londres el 2 de mayo de 1536 por adulterio. En su juicio, se la describió como incapaz de controlar sus “deseos carnales. Desmintió los cargos pero fue declarada culpable de traición y condenada a ser quemada o decapitada “a gusto del Rey”.

El libro de órdenes revela que Enrique elaboró detalles como el lugar exacto de la ejecución (“en la Torre Verde, dentro de nuestra Torre de Londres“), dejando claro que Kingston no debía “omitir nada” en sus órdenes. La mayoría de los historiadores están de acuerdo en que los cargos eran falsos. Su único crimen fue no haberle dado un hijo a Enrique VIII. El rey más famoso de la historia inglesa se casó seis veces en su implacable búsqueda de un heredero varón. Se divorció de su primera esposa, Catalina de Aragón, para casarse con Bolena (el matrimonio le llevó a romper con la iglesia católica y provocó la Reforma inglesa. Bolena le dio una hija, que se convirtió en Isabel I.

Nuevo público

Bring Up the Bodies: The Conclusion to PBS Masterpiece's Wolf Hall | Hilary  Mantel | Macmillan

En los últimos años, la historia de la vida y la muerte de Bolena ha llegado a un nuevo público gracias a la exitosa saga de Hilary Mantel que narra la vida de Thomas Cromwell, el hijo de un herrero que se convirtió en uno de los asesores más confiables de Enrique VIII. En Bring Up the Bodies, ganadora del premio Booker, exploró la destrucción de Bolena y escribió sobre su ejecución: “Hace tres años, cuando fue a ser coronada, caminaba sobre una tela azul que se extendía a lo largo de la abadía … Ahora debe moverse sobre el terreno accidentado … con su cuerpo hueco y ligero y con tantas manos a su alrededor, lista para rescatarla de cualquier tropiezo y entregarla sana y salva a la muerte“.

Borman argumenta que, a pesar de la frialdad de las instrucciones, el hecho de que Enrique VIII evitara que Bolena fuera quemada, una muerte lenta y agonizante, fue una verdadera bondad según los estándares de la época.

Una decapitación con un hacha también podía implicar varios golpes, y Enrique VIII había especificado que la cabeza de Bolena debía ser “cortada“, lo que significaba por espada, una forma más fiable de ejecución, pero no utilizada en Inglaterra, por lo que hizo que Cromwell enviara a Calais a buscar un espadachín. “Como conocemos tan bien la historia, olvidamos lo profundamente impactante que fue ejecutar a una reina. Durante años, su fiel consejero Thomas Cromwell ha sido el que se ha llevado la culpa, pero esto demuestra, en realidad, que era Enrique VIII quien movía los hilos“.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s