El clan Etchevehere

La familia detrás del conflicto

Por Guillermo Carlos Delgado Jordan para Noticias La Insuperable

La mediatización del reclamo de Dolores Etchevehere no hizo más que llevar un poco de luz, al público en general, respecto a la historia de una familia de oscuros vínculos y pasado (y presente) en permanente conflicto con la ley.

El pasado familiar se inicia en el país cuando en 1835 nace Luis Bernardino Etchevehere, hijo del vasco francés Lorenzo Etchevehere. Lorenzo se casó con Juana de Vergara y Acevedo, hija de padre chileno y madre peruana radicados en Carcarañá, Santa Fe. Luis Bernardino, sus padres y sus hermanos, se establecieron en Palmar, departamento de Diamante, cerca de Paraná, donde fundaron la estancia “La Esperanza”. Luis se casó el 2 de julio 1870 con Tomasa Craig y Donovan, hija de Thomas Craig, irlandés expedicionario en las invasiones ingleses que luego de la capitulación de Beresford integró la logia masónica “Estrella del Sur” y se afincó en la provincia de Buenos Aires.

Acta matrimonial de Luis Etchevehere y Tomasa Craig

Según nos cuenta el periodista e investigador Alejandro Tarruella en su libro “Historia Política de la Sociedad Rural”, Tomas Craig se alistó con los patriotas en 1810 y fue con Belgrano a Tucumán y Salta. Luego comandó el bergantín “El Republicano” en la batalla de la Vuelta de Obligado, bajo el mando del almirante Guillermo Brown.

Hijo de Luis y Tomasa fue Luis Lorenzo Etchevehere, quien se acercó a las filas del radicalismo. En 1914 fundó el “Diario de Paraná”, fue Senador entre 1925 y 1930 y Gobernador de Entre Ríos entre 1931 y 1935 durante la “Década Infame”.

El hijo de éste (y abuelo de “nuestros” Etcheveheres) fue Arturo Julio Etchevehere, presidente del Superior Tribunal de Justicia, ministro de Gobierno y Justicia, y del banco provincial. En 1963 fue candidato a vicepresidente del general Pedro Eugenio Aramburu (el que derrocó a Perón en 1955 y luego fue presidente de facto) por UDELPA (Unión del Pueblo Argentino).

UDELPA

Bajo la consigna “Vote UDELPA… y no vuelve” (en clara alusión al proscripto Perón) el general golpista y el abuelo de “nuestros” Etcheveheres obtuvieron el tercer puesto en las elecciones en las que triunfó Arturo Humberto Illia

Vote UDELPA… y no vuelve

Hijo de este fue Luis Félix Etchevehere, nacido en 1934 y fallecido en 2009, y padre de “nuestros” Etchevehere. Director del diario familiar, presidió durante siete períodos la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa) y casado con Leonor María Magdalena Barbero Marcial.

Hijo del matrimonio es Luis Miguel Etchevehere, presidente de la Sociedad Rural Argentina entre 2012 y 2017, cuando pasó a formar parte del gabinete de Mauricio Macri como ministro de Agroindustria.

En 2014 fue denunciado por explotación: “En el establecimiento ‘La Hoyita’, de la empresa ‘Las Margaritas S.A.’, propiedad de Leonor Barbero Marcial, viuda de Etchevehere, dos trabajadores no registrados vivían en unidades sin energía eléctrica, agua potable y baños. Son analfabetos, no tienen acceso a recibos de sueldo y prestaban servicios como peones generales por 450 pesos mensuales”, denunció el Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios (Renatea).

Condiciones en las que viven los empleados de Etchvehere

También ese personal declaró cumplir tareas bajo “las órdenes de la familia Etchevehere desde el 14 de junio de 1976”, por lo que según la Ley 26.727 de empleo agrario están en edad de jubilarse. Otros dos trabajadores fueron hallados en ese establecimiento en situaciones irregulares; un encargado de estancia jubilado que afirmó percibir una remuneración de 2.000 pesos mensuales, y su hijo de 18 años, quien dijo trabajar desde los 13, no estar en blanco y cobrar 1.050 pesos por tareas dos días a la semana.

Por ese tiempo Etchevehere también era investigado en el fuero penal debido a un préstamo del Banco Nación que tomó arguyendo emergencia agropecuaria. En 2011, Carlos Melconian, como director de la entidad, le otorgó 900.000 pesos a Las Margaritas SA, triangulado por el Banco Itau. La operación sirvió para blanquear una autocompra de inmuebles inmersa en el vaciamiento de una sociedad del grupo. El juez federal Sergio Torres sobreseyó en tiempo récord a Etchevehere y a Melconian. La denuncia la había realizado el abogado Alejandro Sánchez Kalbermatten, quien criticó el fallo y cuestionó al juez porque “no ordenó ninguna de las medidas que requerimos, como allanamientos, pedido de intervención de los peritos contables de la Corte, y así, sin investigar, resolvió en favor de Etchevehere (…) El fallo es un papelón y se lo dije al secretario del juez”.

El 22 de octubre de 2018, el entonces secretario de Agroindustria Luis Miguel Etchevehere también fue sobreseído de la denuncia por presuntas dádivas: había cobrado un bono compensatorio de 500 mil pesos que le pagó la SRA días antes de ser designado ministro. Fue el juez Marcelo Martínez de Giorgi quien tomó la denuncia del abogado Leonardo Martínez Herrero en diciembre de 2017. El fiscal Ramiro González había imputado al secretario de Estado ante la sospecha de dádivas.

A todo esto podemos sumar la denuncia de la Procelac (Procuraduría contra la Criminalidad Económica y Lavado de Activos), argumentando que Etchevehere pidió un crédito para sembrar soja pero el capital fue desviado a la empresa que edita el diario, que se desprendió de 18 inmuebles, dando pie al vaciamiento del Diario de Paraná fundado por su familia.

El Diario de Paraná, en concurso de acreedores - Sociedad - Reporte 2820
Protesta de trabajadores por el vaciamiento de El Diario de Paraná

Hermano del ex funcionario macrista es Arturo Sebastián Etchvehere, casado con Isabel Rodríguez Varela y, por ende, cuñado de la activista antiaborto Mariana Rodríguez Varela, quien solía repartir muñequitos de yeso en forma de embrión y que está en contra de la terminación del embarazo incluso en casos de violación.

Mariana Rodríguez Varela

El otro hermano es Juan Diego Etchevehere, Delegado en Entre Ríos del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) durante el macrismo y expresidente del Consejo Empresario de Entre Ríos (CEER).

Brevemente, pasado y presente del “clan” al que se está enfrentando Dolores Etchevehere para hacer vales sus derechos.

2 Comments

  1. La reacción que encabeza Luis Miguel Etchevehere, ex presidente de la Sociedad Rural y ex Ministro de Agroindustria de MM, no hace más que ratificar ahora, litigio familiar mediante, como esta casta dominante, fascista, utiliza la metodología anacrónica de desestabilizar gobiernos que no son afines a sus intereses. Estos señores de la tierra no necesitan estar presente en sus campos, eso podía quedar en manos de capataces o administradores, pueden vivir a lo grande incluso sin riesgo alguno, rentando sus campos para que otros padecieran por los rigores del clima o alguna catástrofe natural. Pero además a medida que se producían cambios tecnológicos cada vez se necesitaba menos mano de obra, lo que nunca fue un inconveniente por los bajos salarios y por ser uno de los sectores con mayor trabajo en negro. Por caso, recordar en el corto tiempo haber tenido en el gremio de Peones Rurales a alguien tan sumiso, PROpatronal como el despreciable sujeto Momo Venegas y sus sucesores.
    Los terratenientes se nuclearon en una institución como la Sociedad Rural como factor de poder que apoyó todos los golpes de estado contra los gobiernos populares y fue un sostén fundamental de la última dictadura cívico-militar logrando colocar a uno de sus hombres en el ministerio de economía: José Alfredo Martínez de Hoz que inició el primer período de política neoliberal con nefastas consecuencias para la gran mayoría de los argentin@s.
    Durante la denominada Década infame fue esa clase social la que convirtió al país en una semicolonia de Inglaterra con cláusulas de vergonzosa sumisión con tal de poder seguir vendiéndole la carne a esa potencia, su conducta siempre fue la misma subordinar al país a sus intereses sin importar las consecuencias para el resto de los argentin@s. Así como en otro tiempo fue predominantemente ganadera hoy es primordialmente sojera, por supuesto que en las últimas décadas se han producido grandes cambios tecnológicos en la producción agrícola-ganadera pero eso no significa que esa clase social haya cambiado, porque sigue siendo profundamente antisocial y contraria a los intereses nacionales y populares. Esto ha sido así y continúa hasta nuestros días.
    «La revolución es un sueño eterno» (Andrés Rivera).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s