Científicos argentinos descubren el misterioso origen de los pterosaurios

Un equipo internacional de paleontólogos liderados por el investigador del CONICET en el Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia” (MACN), Martín Ezcurra, logró develar uno de los grandes misterios de la paleontología

Por la Redacción de Noticias La Insuperable

Pterosaurio

Extinguidos hace cerca de 66 millones de años, los pterosaurios fueron los primeros vertebrados en evolucionar con su tipo de vuelo, que emergieron hace unos 250 millones de años y desaparecieron hace 66 millones de años durante la extinción masiva del Cretácico-Paleógeno. Sin embargo, desde el siglo XIX, los paleontólogos han luchado por elaborar y conocer mejor su historia de origen, dejando como un misterio cómo estas criaturas desarrollaron la capacidad de vuelo.

Según una investigación publicada hoy en la Revista Nature, un grupo de científicos encabezados por el paleontólogo argentino del CONICET, Martín D. Ezcurra, a través de un análisis exhaustivo de los fósiles encontrados en América del Norte, Brasil, Argentina y Madagascar, establecen que los pterosaurios descienden de los lagerpétidos, un enigmático grupo de pequeños reptiles que vivieron durante el período Triásico.

Entre las características principales de los pterosaurios –que si bien están dentro del linaje de las aves son animales completamente diferentes– se sabía que tenían los miembros anteriores modificados como alas. Y que esas alas estaban formadas por una membrana sostenida por el cuarto dedo de la mano, que tenían hiperdesarrollado. “Las alas de los pterosaurios son membranosas, mientras que las de las aves están formadas por plumas”, diferencia Ezcurra. Sin embargo, los paleontólogos de todo el mundo no lograban saber, hasta ahora, cuál era su origen, ni qué animales eran los que más se les emparentaban.

A través del análisis de restos craneales bien conservados, tomografías microcomputadas de huesos del cráneo frágiles (mandíbulas, techos del cráneo y cerebros) y postcráneos asociados de manera confiable, demuestran que los lagerpétidos, un grupo de precursores de dinosaurios cursores y no volátiles, son los grupo hermano de pterosaurios, que comparten numerosas sinapomorfias en todo el esqueleto.

Reconstrucción en vida de cuerpo entero de un lagerpétido. Crédito: Rodolfo Nogueira

Este hallazgo acorta sustancialmente la brecha temporal y morfológica entre los pterosaurios más antiguos y sus parientes más cercanos y, al mismo tiempo, refuerza la evidencia de que los pterosaurios pertenecen a la línea aviar de arcosaurios. Las características neuroanatómicas relacionadas con las capacidades sensoriales mejoradas de los pterosaurios ya están presentes en los lagerpétidos, lo que indica que estas características evolucionaron antes del vuelo.

En su estudio, el grupo de científicos evidencia los primeros pasos del montaje del plan corporal del pterosaurio, cuya conquista del espacio aéreo representa una innovación morfofuncional notable en la evolución de los vertebrados.

Cómo llegaron

La historia de esta investigación comenzó en 2017, cuando un grupo de paleontólogos del MACN se puso a estudiar un esqueleto de un lagerpétido –una especie precursora de los dinosaurios, de la que también aún se sabe muy poco– que se había hallado en 1966 en La Rioja. Mientras estudiaban las patas y las caderas de ese ejemplar, se encontraron con restos de mandíbula que no estaban en sus cálculos. Ese fue el primer indicio que a los paleontólogos les generó dudas: ¿era efectivamente un fósil de lagerpétido, o se trataba de una especie desconocida?

La única manera de saberlo era comparándolo con otros fósiles de lagerpétidos. En 2007 y 2009 otros fósiles de lagerpétidos habían sido hallados en Estados Unidos, y en 2016 en Brasil. Ezcurra viajó a Brasil en 2018, por otras razones, y terminó dando con los materiales del lagerpétido identificado allí en 2016. Entre los huesos vio una mandíbula, que se asemejaba mucho a la de ese ejemplar que estaban estudiando en el MACN, lo que le hizo pensar que efectivamente se trataba de la mandíbula de un lagerpétido. Pero también se encontró con otros fósiles que mostraban características más identificables en los pterosaurios. “Un colega de EEUU también estaba encontrando huesos nuevos de lagerpétidos, y también había empezado a ver características que compartían con los pterosaurios”, recuerda Ezcurra. “Así nos dimos cuenta de que las evidencias que tenía cada grupo apuntaban a que los lagerpétidos quizás fueran formas cercanas a los pterosaurios”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s