Espionaje Ilegal: declaró Arribas pero se negó a contestar preguntas

El exdirector de la AFI macrista no se hizo cargo y le hechó la culpa a un subordinado

Por Roque Pérez para Noticias La Insuperable

El exdirector general de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el macrismo, Gustavo Arribas, declaró hoy y buscó desligarse del espionaje en las cárceles que los fiscales Cecilia Incardona y Santiago Eyherabide entienden que él dirigió con acuerdo del Servicio Penitenciario Federal (SPF) durante los últimos dos años de la gestión de Mauricio Macri.

Sin contestar preguntas, como no logró explicar por qué los agentes de la AFI tenían fichas de los presos en sus teléfonos, derivó la responsabilidad en uno de sus subordinados y negó que desde la exSIDE se hayan filtrado las escuchas que se hacían en las unidades penitenciarias.

Lo que sí no pudo negar Arribas fue la existencia de un convenio de cooperación que la AFI que él dirigía y el SPF firmaron en junio de 2018. Pero, afirmó que, en realidad, tanto él como el entonces director del SPF, Emiliano Blanco, estaban preocupados por el avance del crimen organizado en las cárceles y, por eso, los dos organismos buscaron trabajar conjuntamente.

Dijo que como el Primer Comando Capital (PCC), una banda surgida en las cárceles brasileñas, avanzaba, él creyó conveniente tener información desde las cárceles. Ya había invocado en una indagatoria anterior su temor al PCC para justificar la creación de una red latinoamericana de servicios de inteligencia, de la que aún no hay demasiados detalles.

Luego, Arribas desbarrancó cuando intentó explicar por qué sus propios agentes tenían en sus teléfonos las fichas penitenciarias de los presos y sostuvo que él no era a quien debían pedirle explicaciones por ese hecho. Aprovechó y deslizó que eso era responsabilidad del director operacional de Contrainteligencia, que, para esa época, era Martín Coste, con quien la cúpula de la AFI macrista está visiblemente enemistada.

Yo no tenía relación directa con Alan Ruiz y su grupo de agentes, todos ellos pertenecían a la dirección de contrainteligencia que era quien asignaba y controlaba y realizaba sus tareas. Nunca recibí una información o un reporte de inteligencia vinculado a las personas que aparecen aquí como damnificadas“, agregó.

Arribas también rechazó que la AFI fuera la responsable de las filtraciones de las escuchas a los presos y que la Dirección Administrativa de Asuntos Jurídicos (DAAJ) sólo transcribió escuchas a pedido de un juez. Incardona y Eyherabide sostienen que la DAAJ, el área que dependía directamente de Arribas y fue la que más se expandió durante su administración, usaba causas existentes para buscar excusas para ampliar las escuchas telefónicas que se hacían en el penal de Ezeiza.

Esas transcripciones, entienden los fiscales, terminaron llegando, por ejemplo, a manos de Elisa Carrió y del fiscal Carlos Stornelli, que las usaron para torpedear la investigación del juez Alejo Ramos Padilla sobre el D’Alessiogate.

1 Comment

  1. Tremendo corrupto mal nacido. Si no recibe una condena efectiva junto a otros pares de la mafia amarilla no habrá superación alguna, ni en la vergonzante corte suprema de hoy a la cabeza de la in justicia en la Argentina, ni en el campo político; ya que estos execrables continuarán, de una u otra manera, en el entramado que siempre integraron como cipayos necesarios del perverso heredero de la N´drangheta.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s