Descubren restos preincaicos de sacrificios humanos

Se trata de 29 cuerpos, que incluyen a niños, de la cultura Wari.

Por Alcides Blanco para Noticias La Insuperable

Un equipo de arqueólogos peruanos descubrió los restos de 29 cuerpos -incluidos tres niños- que datan de hace mil años en Huasca Santa Rosa de Pucalá, un antiguo centro ceremonial en la región costera de Lambayeque -a 750 kilómetros al norte de Lima-

El investigador principal, Edgar Bracamonte Levano, señaló que los esqueletos de los tres niños y un adolescente frente al templo significa que fueron parte de un sacrificio humano de la cultura Wari.

Bracamonte Lévano, director del Proyecto Arqueológico Valle de Lambayeque y encargado del Museo Tumbas Reales de Sipán, entidad que se encarga de la investigación arqueológica en la Huaca Santa Santa Rosa, explicó que este hallazgo es significativo porque por primera vez se han registrado este tipo de ofrendas vinculadas a la cultura Wari en Lambayeque.

El avance de las excavaciones reveló también por primera vez la existencia de un templo del Período Formativo, contemporáneo con el final de la cultura Chavín, que presenta características totalmente diferentes a las encontradas anteriormente en Lambayeque. Bracamonte comentó que “se trata de un templo construido con muros elaborados con barro a manera de encofrado y que incluyen mazas de barro como prototipos de adobes al interior de los muros. La parte superior del templo presenta pisos muy bien elaborados, techos de restos vegetales y se hallaron evidencias de la incineración de objetos. El templo fue construido por un grupo humano con rasgos locales y que se vinculan con la sierra, demostrando que durante los años 400 a 200 a. C. existieron diferentes comunidades en la costa con interacciones hacia la sierra y que además muestran diferencias marcadas con los grupos del Período Formativo hallados en la parte baja del valle, en Collud y Ventarrón”.

Cultura Wari

La civilización Wari floreció en las zonas costeras y montañosas del antiguo Perú entre c. 450 y c. 1000 d.C. Con base en su capital, Huari, ahora centro de Perú, los Wari explotaron con éxito los diversos paisajes que controlaban para construir un imperio administrado por capitales provinciales conectadas por una gran red de carreteras. Sus métodos de mantener un imperio y estilo artístico tendrían una influencia significativa en la civilización Inca posterior.

Además de los restos humanos, también encontraron ofrendas de camélidos, como alpacas, con signos de sacrificio y ocho conejillos de indias sacrificados. Los restos de humanos y animales son parte de un posible ritual que se llevó a cabo al momento de iniciar la construcción de espacios religiosos al estilo Wari, dijeron. Los recintos tenían forma de ‘D’, y dentro de uno había una tumba con ofrendas relacionadas con un grupo que vivía en el área entre 850 y 900 d.C. La tumba contenía una jarra con iconografía Mochica, una botella del conocido estilo Sicán Temprano o Proto-Lambayeque, una olla con decoración de paleta y un cuchillo o tumi con la hoja en forma de media luna.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s