Buscan develar el misterio de una «momia sirena» de 300 años de antiguedad

Fue hallada en una red de pesca en Japón

Por la Redacción de Noticias La Insuperable

El hallazgo tuvo lugar en un templo en la prefectura de Okayama, Japón. Allí, el investigador Hiroshi Kinoshita descubrió una caja en cuyo interior se encontraba la denominada «momia sirena”, que medía alrededor de 30,5 centímetros de largo. Desde entonces, la ciencia ha intentado buscarle explicación al descubrimiento.

En primer lugar, esta momia que data de 300 años, no es “normal”. Se trata de una pieza que da escalofríos por su figura. Una momia que, según los expertos, recuerda a dos criaturas míticas del folclore japonés: Amabies, sirenas con picos en lugar de bocas y tres aletas caudales distintas, y Ningyos, que son criaturas parecidas a peces con cabezas humanas. En ambos casos se trata de criaturas que se han asociado con historias de curas milagrosas para la salud y una mayor longevidad.

Los investigadores han explicado que un pescador la capturó en algún momento entre 1736 y 1741, y posteriormente la vendió a una familia acomodada, según una nota que quedó dentro de la caja de la momia. Lo que nunca se supo es cómo llegó finalmente la caja con la momia al templo.

El pasado dos de febrero, un grupo de investigadores liderados por Takafumi Kato, paleontólogo de la Universidad de Ciencias y Artes de Kurashiki, comenzaron a investigar los orígenes de la momia después de que Kinoshita convenciera al templo para que permitiera a los científicos investigar los restos inusuales.

Lo primero que hicieron fue tomar imágenes de la momia mediante una tomografía computarizada. Los investigadores también tomaron muestras de ADN para identificar qué especies se han combinado para formar la pieza. Con todo ello, el equipo dice que dará a conocer sus resultados más adelante en el año.

Sea como fuere, y como explican en LiveScience, se han adorado momias sirenas similares en otros dos templos en Japón. Estas pasan por ser sirenas falsas que “probablemente fueron creadas por la población local para venderlas a turistas occidentales curiosos”.

Los investigadores también han explicado que lo más probable es que los inquietantes restos encontrados en la caja sean una espantosa amalgama del torso de un orangután cosido a la cola de un salmón, potencialmente adornado con cabello y uñas de un humano.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s