¿Hay alguien ahí? de Peter Orner

¿Hay alguien ahí? es un libro de alguien que lee y escribe escrito para quienes leen y para quienes escriben.

Reseña por Mariana Kruk para Literaria Pandora

Me compré este libro en octubre, había leído una recomendación de la poeta Daniela Della Bruna. No era una reseña precisamente pero su énfasis acerca del goce que le estaba provocando la lectura de este libro me cautivó. Además, siempre quiero leer lo que leen quienes admiro. He llegado así a muchos autores. Empecé ¿Hay alguien ahí? en varias oportunidades apenas lo tuve conmigo y no lograba pasar de la página 15, insistía y nada. Hasta que sucedió. Algunos libros son raros. Sabes a lo que me refiero. Terminarlos es una agonía porque jamás volverás a leer ese libro por primera vez, dice el mismísimo Peter Orner y tal vez algo de eso debo haber presentido las veces que abandoné su lectura porque cuando finalmente me dejé llevar de su mano quise que el paseo no terminara nunca. Es contradictorio, lo sé, pero también sé que a más de uno de ustedes les habrá pasado. Mi primera vez (o la que más recuerdo) fue con Sobre héroes y tumbas, de Sábato. Tardé una eternidad en engancharme y luego terminó siendo por una temporada larguísima algo así como mi biblia literaria, estaba tan obsesionada que me compraba cuánta edición encontrara, recuerdo haber armado un plan de ahorro para adquirir una segunda edición que vendían en una librería de Berazategui. Jamás llegué a tenerla.

Peter Orner lee en el sótano de su casa. Sobre todo, relee. Trata de encontrar hilos entre autores y libros que en apariencia nada tienen que ver entre sí. Es una excusa para contarnos cosas de su vida. No todas, las importantes; la enfermedad y muerte de su padre, su casamiento y divorcio, algún que otro momento con su hija. Teje puentes entre historias de aquí y de allá y también con su propia historia y su propia literatura. Se maravilla y se enfurece. Es capaz de tirar un libro del genial Julian Barnes por la ventanilla de su auto porque leyó una frase mala y unas páginas más adelante afirma que …todos los escritores, no importa cuál, se merecen escribir una oración mala de vez en cuando. (…) ¿Cómo puede un escritor, cualquier escritor, tener conciencia de su mortalidad si acierta cada oración?

¿Hay alguien ahí? es un libro de alguien que lee y escribe escrito para quienes leen y para quienes escriben. Sin embargo, no hace falta haber leído todo lo que Peter Orner leyó para quedar hipnotizado. Lo que no puedo asegurar es que no van a tener deseos de salir a buscar esos cuentos, esos autores. Pero esa es otra historia, yo ya tengo mi listado de futuras compras. Tampoco hace falta escribir para interesarse por sus ideas acerca de la escritura, ideas que nacen de la experiencia en su oficio, sí. Pero sabemos bien que, si rascamos un poquito, todas las reflexiones –aquellas que están bien construidas– pueden encontrar eco en otro sitio. De eso se trata la buena literatura.

Mariana Kruk nació un martes de lluvia torrencial el 31 de mayo de 1983. Es poeta, editora y gastronómica. Dicta talleres de poesía y dirige Halley Ediciones. Escribe poemas de amor, como si se pudiera escribir de otra cosa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s