Agentes de la AFI reconocen haber espiado a trabajadores del Posadas durante el macrismo

Los exespías Jorge Sáez y Guillermo Matta declararon ante la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos de Inteligencia.

Dos exespías que se desempeñaron en la AFI durante la presidencia de Mauricio Macri, declararon en el Congreso y reconocieron que realizaron tareas de espionaje contra trabajadores del Hospital Posadas, así como también seguimientos al juez del caso Moyano, Luis Carzoglio.

Se trata de los exagentes de inteligencia Jorge “Turco” Sáez y Guillermo Matta. Ambos estuvieron en comisión en la AFI durante el macrismo y concurrieron la semana pasada al Parlamento para declarar ante la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos de Inteligencia, que preside el diputado Leopoldo Moreau. El primero reconoció que concurrió al Hospital Posadas en una operación que le ordenó quien era el director de Contrainteligencia de la agencia, Diego Dalmau Pereyra. El segundo, dio cuenta de un operativo de seguimiento contra Carzoglio, el magistrado de Avellaneda al que dos directivos de la AFI fueron a presionarlo en nombre de Mauricio Macri para detener al sindicalista Pablo Moyano.

El Turco Sáez esta procesado en el caso de los Super Mario Bros, donde se investiga un espionaje masivo contra dirigentes políticos, sindicales, sociales, eclesiásticos, presos políticos, empresarios y periodistas. Es uno de los pocos imputados que no se benefició con la tesis del cuentapropismo en ese expediente que hoy transcurre en los tribunales de Comodoro Py. No obstante, la causa que se abrió por el espionaje en el Posadas tramita en paralelo y separada de aquella megacausa que se inició en los tribunales de Lomas de Zamora.

El nombre de Sáez fue mencionado en la nota “Operación «Maestranza», el espionaje ilegal macrista en el Hospital Posadas”, que publicó Néstor Espósito en el diario Tiempo Argentino y por eso la comisión decidió convocarlo. En ese artículo, Espósito indica que según consta en la causa, Dalmau Pereyra le encargó a Sáez que detectara en el Hospital Posadas a “personas pertenecientes al partido Nuevo Encuentro y al sindicato Asociación de Trabajadores del Estado ATE” con la finalidad de blindar al director del hospital nombrado por el macrismo de “grupos hostiles” a su gestión.

Ante la comisión bicameral, este 1 de abril, Sáez explicó que la “Operación Maestranza” en el Hospital Posadas fue de los primeros “trabajos” que realizó al llegar a la exSIDE, en 2016. Dijo que estuvo dedicado a esa tarea dos semanas. Luego el «trabajo» quedó en manos de otra espía. El exagente de la AFI reconoció la operación y explicó quiénes lo enviaron: “Nos dice Diego Dalmau Pereyra que Silvia Majdalani le había pedido que vayamos al Hospital Posadas porque, posiblemente, iba a haber un sabotaje”. Concurrió con otros dos agentes de inteligencia que hoy también están procesados en la causa de los Super Mario Bros: Leandro Araque y Mercedes Funes.

Dalmau Pereyra fue quien había llevado a esos tres agentes a la AFI. En la actualidad, el exdirector de Contrainteligencia está complicado en diversas causas donde se investiga el espionaje ilegal macrista: además de la de los Super Mario Bros también está procesado en la causa del ARA San Juan y recientemente fue indagado en la causa de la Gestapo antisindical.

En su testimonio ante la comisión –que realiza una investigación parlamentaria-, Sáez indicó que “Diego Dalmau Pereyra estaba enloquecido porque Silvia Majdalani le había pedido eso” del Posados. Es decir, el espionaje sobre los trabajadores. “Cuando a Diego le pedía algo Silvia, era como si se lo pidiera Jesucristo. Salía corriendo para todos lados”, agregó el exespía. También indicó que quien realizaba informes periódicos sobre lo que sucedía en el Hospital Posadas era la agente Mercedes Funes.

En otro pasaje de su declaración, Sáez se refirió a un episodio con un auto de la AFI, un Volkswagen Voyage, desde el que se había seguido a trabajadores del Hospital Posadas. A ese auto le logran sacar una foto en pleno operativo y termina “cayendo”. El espía contó que Dalmau Pereyra lo llamó para ver si lo podía ayudar contactando a algún comisario para “despegarlo de todo”. La fotografía a la que hizo referencia Sáez la publicó en abril de 2016 el portal zonal El Cactus.

En su testimonio en el Parlamento, Saéz aseguró que él no manejaba ni estaba en aquel vehículo. “Mandaron en el auto ese, que le sacaron la foto, a otra gente”, señaló. El auto es el mismo que utilizó la AFI para espiar a CFK en el Instituto Patria y que fue grabado haciendo la operación.

Se ve que era tanta la urgencia que Silvia Majdalani le pedía a Diego, que él mandó a gente de otro lado, que yo no conocía. Porque yo no conocí a mucha gente de la AFI”, señaló. Según publicó Tiempo Argentino, los espías habían elaborado un informe que apuntaba contra Florencia Suárez, hija de la exministra Nilda Garré. La investigaron por presuntas maniobras “tendientes a nombrar personal en diversos hospitales, entre ellos el Posadas, que serían ‘ñoquis’, destinándole porcentaje de sus sueldos a la caja política”.

El mismo 1 de abril también prestó declaración ante la comisión bicameral otro espía de la AFI, Guillermo Matta. Se trata de otro policía de la Ciudad que fue en comisión a la agencia de inteligencia. Reportaba a Alan Ruiz e integraba el grupo de los Super Mario Bros. Es hermano de Emiliano Matta, otro de los procesados en la megacausa de espionaje ilegal que se inició en los tribunales de Lomas de Zamora. Guillermo estuvo involucrado en aquel expediente pero recibió una falta de mérito. Su convocatoria fue porque el juez Carzoglio declaró que supo que dos espías de la AFI le hicieron seguimientos: Guillermo Matta y Mariano Flores. Y que lo hicieron en un Volkswagen negro. En pos de desentenderse de los hechos, Matta dijo que “cebaba mate” en la AFI. Que no tenía asignada tareas. Y que por eso recibió una falta de mérito en la megacausa de espionaje ilegal.

No obstante, al ser consultado por el seguimiento a Carzoglio, el espía dio precisiones. Dijo que entre abril o mayo de 2019 el agente Flores le comentó: “Tenemos que ir hasta Avellaneda” Fue por orden de Ruiz. Como todo lo que hacía el grupo que integraba Matta.

Al llegar a Avellaneda, se dirigen al bar “Sancho”, ubicado sobre la avenida Mitra. Según relató Matta, Flores “se baja en el bar y yo me quedo en el auto. Antes de esto, me muestra una foto y me dice: ‘Tengo que ver si está este señor adentro del bar.’ El señor en cuestión es el juez Carzoglio”. Matta contó que tras 20 minutos, Flores lo llamó para ingresar al bar y tomar un café. “Me siento en el bar. Había, aproximadamente, diez personas u ocho” y “el juez Carzoglio, estaba sentado del lado izquierdo, recuerdo, con tres o cuatro personas”. Se quedaron 10 minutos más, salieron y se contactaron con Alan Ruiz para pasarle el parte de la operación.

Por otro lado, dijo que él no estuvo en el acto que se realizó en el Polo Judicial de Avellaneda, en octubre de 2018. Dijo que para ese entonces ni siquiera estaba en la AFI. Le mostraron una foto de aquel evento y dijo no ser él el que aparecía en el fondo. Al ser consultado si realizó otra operación con Flores respondió que no. Carzoglio era el juez que tuvo en sus manos el caso Moyano y al que dos directivos de la AFI, Juan Sebastián De Stéfano y Fernando Di Pasquale, fueron a presionarlo el 31 de agosto de 2018 en nombre de Macri para que ordenase la detención de Pablo Moyano.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s