El «Mono» Fontana: “Luis fue un maestro, una persona de una gran humildad y de un gran sentido de la amistad”

El reconocido pianista y tecladista, amigo y músico del “Flaco”, presentó este sábado 27 en el Centro Cultural Kirchner una recreación dl mítico disco de Luis Alberto Spinetta, “Pelusón of milk”.

Junto a una banda de “notables”, Juan Carlos “Mono” Fontana asumió el rol de director técnico de un seleccionado de músicos que recrearon este sábado 27 de agosto, en la Sala Argentina del Centro Cultural Kirchner, “Pelusón of milk”, el décimo disco de estudio que grabó Luis Alberto Spinetta en 1991. El concierto gratuito formó parte del ciclo “Spinetta. Discos Esenciales”, dedicado a revisitar las producciones del “Flaco” que dejaron una huella en la memoria colectiva.

En esta oportunidad, Mono Fontana dirigió un grupo integrado por Claudio Cardone en teclados, Guillermo Arrom y Bruno Marchetti en guitarras, César Franov en bajo y Sergio Verdinelli en batería, además de tres cantantes invitadas: Natalia Pellegrinet, Roma Vayone y Florencia Ruiz.

-¿Qué significa Spinetta en tu vida?

-Desde muy pequeño fui público de Luis, tuve el agrado de haber escuchado a Luis con todas sus bandas, ya a los diez años estuve en el festival Pinat que fue como el primer festival de música beat de ese momento, él tocaba con Almendra. Incluso la foto que hay del primer disco de Almendra, la contratapa es en ese festival, yo estuve ahí. Pude ver a Pescado Rabioso en la época que eran solo Black y Luis, lo vi con David, vi Invisible, Jade y jamás, era algo impensado, que algún día iba a tocar con él o tocar en lugares donde yo lo fui a ver. Tocaron en el velódromo y yo me acuerdo que lo vi en BARock y estaba en la última grada arriba de todo viendo a Spinetta y años después estaba en ese mismo lugar tocando con él.
Antes que su maravillosa música, Luis es muy importante para mí porque es una persona de una calidez, de una humildad, de un sentido de la amistad que realmente quien no lo conoce no se imagina esa parte de Luis y los que conocen creo que es lo que más añoran ahora que no está con nosotros. Luis fue un maestro, como muchos maestros, sin que tenga que enseñar algo, sino con su hacer ya lo muestra. Y aprendí muchas más cosas de las que no se puedan imaginar, que yo tomé de él. No hay un solo día que no piense en Luis, por una cosa u otra siempre me trae una sonrisa su recuerdo.

-¿Cómo fue recrear para este concierto el mítico disco Pelusón of milk?

-Para este show en el Centro Cultural Kirchner, tuve la idea de formar una banda un poco grande inspirada en el modelo de la banda que tenía Luis que era batería, bajo, dos guitarras y dos teclados. Una de las cosas que también aportan es que cuatro de los nueve integrantes que somos fuimos músicos de Luis en distintas épocas, tres de esos músicos tocamos en Pelusón of milk, conocíamos las cosas que le gustaban a Luis y las que no le gustaban; entonces sobre esa base y conociendo la forma meticulosa y artesanal de como él hacía sus cosas, ya que es un disco medio en solitario, que lo grabó inicialmente con unas programaciones de batería y su guitarra acústica y su voz, y después sumó a distintos amigos para hacer unas pinceladas. Eso que parece sencillo tiene una profundidad como tiene toda la obra de Luis, y está todo eso respetado a raja tabla, más la suma de Claudio Cardone y de mi parte de poner quizás un poco más de las cosas que a Luis le gustaban en la música de él. Le dije a Claudio “hacé de cuenta que vas a grabar Pelusón ahora con lo que vos ahora sos como músico, con todo lo que has madurado y lo mismo para mí. Y tenemos un plus importante que las canciones van a ser cantadas por tres chicas, tres cantantes con voces hermosas que son Natalia Pellegrinet, Roma Vayone y Florencia Ruiz, que le dan un toque muy especial, muy legítimo y les queda muy bien la música de ellas en ese disco que es un disco muy familiar, conociendo en las circunstancias en que fue grabado. Todos esos detalles conforman un concierto de cosas que están en nosotros y esperamos que la gente los llegue a captar como nosotros creemos que lo estamos mostrando. Esperamos que sea un show digno de tamaño artista.

-Fuiste parte de la grabación del disco allá por 1991, ¿cuál fue el momento más entrañable que recordás?

-Una de las cosas que teníamos con Luis es que teníamos una relación de amistad más allá de la música, y teníamos una confianza que la fuimos creando a lo largo de los diez años que tocamos juntos. Cuando se hizo Pelusón of milk y antes incluso, en el estudio siempre Luis dibujaba en los azulejos de la cocina, hacía unos personajes terribles. También había una mesa de ping pong muy linda y a veces iba Guillermo Vilas a jugar porque es el padrino de Dante. Esto viene a que cuando yo grababa, Luis sabía que a mi me gustaba grabar en silencio con el técnico solo y a muy bajito volumen, él se iba a jugar al ping pong y yo grababa y después lo llamaba como si fuera a un electricista que llamas y le decís “¿prende?, ¿anda?”; y él venía y disfrutaba por ahí de lo que yo había hecho, teníamos esa confianza. No solamente en Pelusón of milk, en otros discos también, pero tengo puntualmente este recuerdo de que terminaba de grabar y le decía: “ey Luis vení a ver qué te parece”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s