El día que echaron a Jean-Claude Van Damme de «Depredador»

Antes de convertirse en un cotizado actor de Hollywood, tuvo un paso trunco por la clásica película de ciencia ficción.

Por Atilio Aranjuez para Noticias La Insuperable

El reconocido actor belga, Jean-Claude Van Damme, fue contratado originalmente para interpretar al cazador alienígena pero lo terminaron sacando del proyecto. Hay muchas versiones al respecto, pero la que más parece ajustarse a la realidad es la siguiente.

Cuando el actor belga fue elegido para «Depredador«, que llegó a los cines en junio de 1987, todavía era prácticamente un desconocido. Su único crédito importante fue como el villano ruso, una especie de Ivan Drago, pero con patadas giratorias, en la película de artes marciales de 1986 «Retroceder nunca, rendirse jamás«.

Por otro lado, originalmente, el «Depredador» no era el bicho raro imponente y ahora icónico con mandíbulas que apareció en la película terminada (diseñada por el cuatro veces ganador del Oscar Stan Winston e interpretada por el fallecido actor Kevin Peter Hall de 2,20 metros de altura). El diseño inicial estaba más en línea con el Xenomorfo de las películas Alien, un digitígrado vertical con un exoesqueleto nervudo, pero con la cabeza de un insecto. Se suponía que iba a ser ágil y sigiloso, acechando a Arnold Schwarzenegger y compañía, con lo cual la directora de reparto Jackie Burch pensó que tenía al chico perfecto en Van Damme.

«Jean-Claude Van Damme era alguien que solía entrar constantemente en mi oficina, saltando en el aire, mostrándome sus movimientos, rogándome por trabajo«, conto Burch más tarde. «Así que finalmente le dije a Joel: ‘Él Sería genial como Depredador porque nadie se mueve como él. Quiero decir que realmente es bastante asombroso«.

En cuanto a la entrevista de rigor, Van Damme le contó a la revista Starlog en 1989: “Dijeron que usaría un leotardo ajustado con maquillaje mitad [humano], mitad animal en mi cara”. Así que asegura que se sorprendió cuando se presentó en las oficinas de Boss Film para que le hicieran un casting de cuerpo completo para un grueso traje de goma que la casa de efectos enviaría al set de filmación en Puerto Vallarta.

Recuerda Van Damme: “Me pusieron en la boca como un tubo [para respirar]. Estuve cubierto con ese yeso durante al menos 20 minutos. Estaba hirviendo. Mi amigo me dijo: ‘Si no puedes respirar, solo [mueve] tu dedo y te quitaré esas cosas’. Y lo hice. Empecé a entrar en pánico. Y dicen, ‘¡No! ¡Cinco minutos más!’»

Van Damme logró hacer el casting sin incidentes, pero confirma que él, como casi todos los demás en el elenco y el equipo, y Fox una vez que McTiernan les envió el primer metraje, pensó que el diseño original de Depredador parecía tonto. A lo que se sumaba que, para el actor, también fue un fastidio usarlo.

El principal problema era que las piernas de triple articulación le impedían caminar, y tenía que estar suspendido de un arnés con las piernas de marioneta colgando debajo de él. Eso ya era bastante complicado, pero si se tiene en cuenta que se estaba rodando en la selva mexicana y se necesitaba una criatura móvil para las escenas de acción, simplemente no funcionaba. El propio Arnold Schwarzenegger cuenta del traje: «Parecía un tipo con un traje de lagarto con cabeza de pato«. El diseño del traje era tan terrible que la producción se detuvo para que Stan Winston, que venía de hacer Terminator, pudiera incorporarse y rediseñarlo por completo.

Mi cabeza estaba en el cuello. Mis manos estaban en los antebrazos y había cables [unidos a mis dedos para mover la cabeza y las mandíbulas de la criatura]. Mis pies estaban en sus pantorrillas, así que estaba sobre [zancos]. Era un atuendo repugnante”, recuerda Van Damme.

Y debido a que su visión y respiración estaban restringidas, era prácticamente imposible para él hacer lo que lo contrató en primer lugar: moverse como Jean-Claude Van Damme. También era un problema de seguridad. Se le pidió que se moviera de una manera que convenciera al público de que el Depredador poseía niveles sobrehumanos de agilidad y sigilo, sobre pilotes, en terreno irregular, en una jungla.

Fueron estas condiciones no ideales las que, según Van Damme, finalmente llevaron a su despido. Antes de eso, se habían grabado las escenas donde el Depredador (con el primer diseño) aparecía prácticamente invisible, y como no podían utilizar color verde porque el fondo de la selva es predominantemente verde, utilizaron rojo para lograr ese efecto especial.

Van Damme con el traje «invisible»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s