Descubren los ingredientes claves en las recetas de cocina de los Neandertales

Más allá de la dieta carnívora, el examen microscópico de los restos de comida carbonizados revela el uso de legumbres machacadas como ingrediente común en los alimentos vegetales cocidos.

Por Alcides Blanco para Noticias La Insuperable

Imagen: Nikola Solic

Los cocineros de la Edad de Piedra , al parecer, tenían sus secretos a la hora de elaborar sus platos: combinaban numerosos ingredientes y usaban una gran variedad de métodos para cocinar y dar sabor a sus platos, según ha revelado el análisis de antiguos restos de verduras carbonizadas. El material vegetal carbonizado, encontrado en la cueva de Shanidar, en el norte de Irak y en la cueva de Franchthi, en Grecia, ha revelado que la cocina prehistórica de los neandertales y de los primeros humanos modernos era compleja y constaba de varias etapas, describe un nuevo estudio publicado en la revista Antiquity.

Hasta ahora, la investigación sobre la dieta de los cazadores-recolectores del Paleolítico se ha centrado en el consumo de animales, siendo la evidencia del uso de alimentos vegetales comparativamente limitada.

Ahora, un grupo de investigadores encabezados por Ceren Kabukcu, arqueóloga y arqueobotanista de la Universidad de Liverpool, presenta un análisis de macro-restos carbonizados de plantas procesadas. El examen microscópico de los restos de comida carbonizados revela el uso de legumbres machacadas como ingrediente común en los alimentos vegetales cocidos. Los resultados se discuten en el contexto de la literatura arqueobotánica regional, lo que lleva a los autores a argumentar que las plantas con sabores amargos y astringentes fueron ingredientes clave de las cocinas paleolíticas en el suroeste de Asia y el Mediterráneo oriental.

Así se supo que nuestros antepasados lejanos, a menudo combinaban nueces y hierbas silvestres con legumbres como frijoles o lentejas y, a veces, con mostaza silvestre. Para hacer las plantas más apetecibles, las legumbres, que tienen un sabor naturalmente amargo, se remojaban, trituraban o molían con piedras para quitarles la cáscara.

El estudio arrojó evidencia de consumo de almendras silvestres amargas (ricas en cianuro), pistachos silvestres (ricos en taninos), hojas de mostaza amarga y legumbres silvestres, algunas de las cuales contienen abundantes neurotoxinas. Todos estos ingredientes necesitan múltiples pasos de preparación para convertirlos en alimentos comestibles o, cuanto menos, no mortales.

Según los autores del estudio, los recolectores de aquellos tiempos, tanto ‘Homo sapiens‘ como homínidos, debieron desarrollar complejas técnicas de preparación y procesamiento para hacer que esas plantas fueran seguras para comer.

En la cueva iraquí de Shanidar, situada en los montes Zagros, los investigadores estudiaron restos de plantas que datan de hace 70.000 años, cuando el lugar estaba habitado por los extintos neandertales, mientras que la cueva griega de Franchthi fue hogar de ‘Homo sapiens’ desde hace 40.000 años. Los restos de comida carbonizada encontrados allí se remontan a hace 12.000 años. La investigación reveló que, pese a esa enorme distancia en el tiempo y el espacio, las plantas y los métodos de su procesamiento en ambos casos eran similares, lo que sugiere la existencia de una tradición culinaria compartida.

Ceren Kabukcu no comparte la idea de que los primeros humanos comían estos ingredientes simplemente porque necesitaban algo con lo que alimentarse. Citando varios ejemplos de hallazgos semejantes de plantas y legumbres procesadas en otras cuevas, concluyó que «hay pruebas bastante buenas de que algunos de esos sabores se incorporaron a los alimentos por elección«.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s