El verdadero gradualismo

Con tiempos acotados y una simbología declinante, la nueva derecha local estaría ante la necesidad de cortar de raíz cualquier tipo de competencia que pudiere aprovechar la coyuntura para ofertar ideas esperanzadoras.