Duró lo que un suspiro

Nada de flotación libre: el Banco Central se contradijo y volvió a intervenir. Con una venta de casi 700 millones, logró una baja en la cotización del dólar, que amenazaba con dispararse de nuevo.