Justicia, CorreoGate y ADN

Por Guillermo Carlos Delgado Jordan

Como bien destaca el periodista Ari Lijalad en el portal Nuestra Voces, el gobierno que encabeza el Presidente Mauricio Macri, está impulsando la designación de Agustina Díaz Cordero para que sea nombrada Jueza Civil, incluyéndola en la primera terna de postulantes ante el Senado para el puesto, a pesar de que en el concurso de aspirantes obtuvo el no meritorio decimoséptimo lugar.

Este inusitado apoyo deja entrever alguna posible devolución de favores, dado que Agustina es la hija de la Jueza Maria Lilia Gómez Alonso de Díaz Cordero que interviene en la causa por las deudas de la familia Macri en el resonado caso del Correo Argentino.

En estos días donde el Ejecutivo busca inmiscuirse sin ningún pudor dentro de la esfera judicial y en la que, según las últimas encuestas, poco más del 12% de los argentinos creen en la existencia de una “justicia independiente” cabe preguntarnos: ¿Es realmente posible que el poder judicial sea independiente?

Y es que, más allá de la sencilla ecuación de “hija de la Jueza del CorreoGate apoyada por el Presidente que quiso condonarse su propia deuda” el sinnúmero de relaciones con el poder que pueden vislumbrarse en muchos de aquellos que deben impartir justicia debe, cuando menos, hacer dificultosa el cumplimiento de dicha premisa. Y para ejemplificarlo tomaremos el caso de la susodicha Agustina Díaz Cordero y su entorno familiar.

Familia

Agustina es hija de la ya mencionada Jueza y del recientemente fallecido Héctor Díaz Cordero. Su hermano es Ezequiel María Díaz Cordero, abogado egresado de la UCA quien fuera asociado del gigante Estudio Bruchou, Fernández Madero, Lombardi & Mitrani para luego fundar el suyo propio: “Fiorito Murray & Díaz Cordero”, contando entre sus clientes a “empresas multinacionales, PyMEs, fondos de private equity, bancos, desarrolladores de negocios inmobiliarios, organismos públicos y organismos multilaterales de crédito”.

Esposa de Ezequiel es María Sánchez Sorondo que, entre otras cosas es la sobrina de Mariano Miguel Bosch, designado por Macri como Vicepresidente del INTA desde su asunción al poder y el que, como ya hemos visto en artículos como http://www.nuestrasvoces.com.ar/mi-voz/cresta-roja-los-ciclos-destruccion/ es uno de los flamantes dueños de Cresta Roja luego de una poco clara intervención judicial.

María (la cuñada de Agustina Díaz Cordero) es también la prima de Gabriel Sánchez Sorondo, otro funcionario macrista quien, desde abril de 2016 es el Jefe de la Unidad de Procesos y Estudios Normativos de la Dirección General de Gobierno.

También es sobrina de Carlos Luis Bosch (Socio del prestigioso Estudio Bosch Abogados), prima de Marcelo Bosch (ex Iterventor del Belgrano Cargas) y prima de Juan Bosch, socio en varios emprendimientos de Jorge O´Reilly, ex asesor de Sergio Massa y del que hemos tratado en artículos como http://www.nuestrasvoces.com.ar/mi-voz/las-valijas-massa/

Familia Política

Agustina Díaz Cordero se casó con el arquitecto Carlos Marcelo Cecchi, uno de los dueños del Estudio EBA. Carlos es primo de Marina Lawson, hija de la prima política de Armando Mauricio Braun, primo a su vez de la madre del Jefe de Gabinete Marcos Peña.

Marina Lawson es también la esposa de Sebastián Salaber, Director del Grupo Clarín, y quien a su vez es sobrino de Carlos Pedro Tadeo Blaquier, el histórico dueño de Ledesma y de su esposa María Elena Arrieta, a quien Macri supo designar como Embajadora Cultural de la Ciudad de Buenos Aires.

Sebastián Salaber también es el primo de la ex cabeza del Fondo de Garantía de Sustentabilidad Luis María Blaquier, denunciado por negociaciones incompatibles con la función pública e incumplimiento de deberes de funcionario público. Según la causa, en su rol de subdirector ejecutivo del FGS, Blaquier habría realizado negociaciones en beneficio propio o de terceros a quienes había estado vinculado –más precisamente al Grupo Clarín y la empresa Arcor– “perturbando la imprescindible equidistancia que debe guardar el funcionario público en los contratos y operaciones en los que intervenga la administración”.

Por último (más allá de que podríamos extendernos mucho más en las relaciones) y para cerrar el círculo, digamos que Sebastián Salaber “primo del esposo de Agustina”, es también primo de Carolina Blaquier, la que se casó con Jaime Cibils Robirosa, presidente de Correo Argentino S.A., la empresa que investiga la ya mencionada Jueza Maria Lilia Gómez Alonso de Díaz Cordero, madre de Agustina y que dio inicio a este artículo.

Importantes estudios de abogados, grupos económicos, empresas investigadas, poderosos multimedios, funcionarios, todos a una distancia de una gota de ADN.

En este marco, entonces, volvemos a preguntarnos ¿Es realmente posible que el poder judicial sea independiente?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s