El Síndico de La Famiglia

El gobierno de Cambiemos presenta la particularidad de ubicar en diferentes posiciones del Estado a figuras que representan, por sus vínculos familiares y societarios, una compleja amalgama conformada por un fuerte componente oligárquico, vinculado a los grandes grupos empresarios y a los medios de comunicación y que recuerdan (más aún en estas épocas de desapariciones forzosas) las épocas más oscuras por las que supo transitar este país. En esa línea se produjo el nombramiento como Síndico General de la Nación del abogado Alberto Gowland, no sólo parte de una compleja telaraña de entramados familiares y societarios, sino también exintegrante del estudio de abogados que en los 90 patrocinó a Odebrecht (la de las coimas donde está involucradas las contratistas del Estado como la empresas del Presidente Macri) y que, justamente, como Síndico designado por el Presidente, será quien revise esos contratos.

La entrega de Cresta Roja

Si bien el Presidente Mauricio Macri puso de ejemplo a Cresta Roja como símbolo de la recuperación económica, la realidad nos dice que solo ha sido un ejemplo de avasallamiento, de despidos, de precarización laboral y de negocios de los miembros del gobierno. Comienza el 2017 con Cresta Roja convertida  en el arquetipo de una firma donde se vulneran los derechos de los trabajadores con el único objeto de beneficiar a los dueños que son, y responden, a las mismas personas que hoy conforman el gobierno nacional y todo eso bajo la anuencia de una justicia dócil y cómplice.