Sí, se pudo

Por Onó, el Insuperable ·

Objetivos cumplidos. Sin mentiras, sin demagogia. ¡Sí que se pudo! Y con bonus: clase magistral de Toto en el Congreso como cereza del lemon pie.

Toto pie

Claro que se pudo: cada día estamos mejor. Más empleo, menos pobreza, servicios eficientes a precio justo, educación y salud de calidad. Salir al mundo fue también entrar al primero, todo gracias al equipo del cambio, orgullo nacional. Y a la platita fresca que el Ministro de Finanzas, ex Champions League, nos consigue por chauchas después de transpirar la camiseta.

El INDEC ya no miente. Don Jorge a la cabeza del organismo garantiza veracidad, amor incondicional al guarismo. Su espíritu de excelencia, índices cristalinos. Exige a los directores técnicos hasta el punto de extenuarlos: ya se tuvieron que ir dos, con el regocijo del deber cumplido, agotadas sus resistencias físicas e intelectuales a fuerza de arrancarle certezas a las estadísticas. La amorosa pero inflexible tutela todesquiana es realismo puro, no mágico.

Por suerte, en la Argentina de hoy todo se hace con sensibilidad social y humana. Sin ir más lejos, la lección de Toto en el Congreso fue magistral: el padre amantísimo que se antepone al prohombre de las finanzas es ahora ejemplo de humanismo planetario. Una simple esquela, un humilde papelito, dejó en evidencia a los sátrapas kirchneristas, gente sin escrúpulos ni sentimientos paternales.

Mayans

El Senador Mayans, ante la evidencia de egoísmo apátrida de sus laderos K, tuvo que reconocer la superioridad moral del entrañable Toto y poner fin al interrogatorio inquisitorial, rémora de la vieja política cleptócrata aún atrincherada en el Congreso. Así el Ministro —fusión de Messi y Maradona puesta al servicio de las finanzas patrióticas— pudo volver con el ánimo retemplado a sus dignísimas tareas.

Por otro lado, aunque las operetas del espionaje K no cesan, caen una tras otra, como pensión mal habida o plan de puntero bonaerense descubierto por el ojo avizor de Carolina. Operetas que nuestros periodistas más distinguidos destruyen con verdades irrefutables, exigiendo pruebas, blandiendo la presunción de inocencia e invocando a la justicia, que debe tener tiempo para actuar con ecuanimidad, sin presiones populistas, al menos hasta 2020.

¡Qué orgullo, además, da contar con tantos hombres de prensa insobornables, como los queridos Chango y Changuito, gente de palabra y trayectoria impecables! Las mismas ideas de la cuna a la sepultura, como Dios manda. Siempre dispuestos a darle una alegría a sus fieles audiencias, como la reciente incorporación de Martín Tetaz, reencarnación de Smith y Ricardo para gloria de la docencia de micrófono, aunque los procaces populacheros de la prosodia quieran degradarlo convirtiendo su atildado patronímico, de indiscutiblemente nobiliaria acentuación aguda, en palabra grave.

Queda pendiente, hay que reconocerlo, la depuración del ciberespacio. Las redes sociales continúan destilando grasa choricera como carnada para ingenuos. El culebrón de los activistas  K encubiertos, por ejemplo, sigue atrayendo la candidez de nuestras queridas doñas rosas. Con la intención de convertirse en puntero presidenciable del conurbano, el calvo HouseDotor persevera floreándose sin decoro alguno, día y noche, con Ivi Pocas Pulgas. Dupla temible y obscena.

Dupla temible: @pocaspulgasyo y @HouseDotor1 

Ya no alcanzan esos nobles internautas que custodian la moral y las buenas costumbres digitales para pararle el carro a la pareja experta en malas artes proselitistas. La rectitud ética de un Quintín o la inflexible moralidad de un Sushiplanero, por no citar los esfuerzos patrióticos de una Dra. Pignata, resultan insuficientes: el pelado y la morocha atacan con munición del Kamasutra y ficha de afiliación al mismo tiempo. El morbo que ambos  le imprimieron a la palabra “coso” atrae como moscas a tibios, incautos e indecisos hacia la empalagosa #tuitnovela apócrifa. Conjurar esta amenaza es tarea pendiente para las huestes del orden biempensante.

Sea como fuere, las Pascuas dejaron cifras récord en turismo. El INDEC nos mostró la bienaventuranza del pleno empleo junto a la extinción de la pobreza. Toto, entre notables banqueros, sigue trabajando a destajo. Martincito nos explicará en los próximos días cómo derrama la copa de la abundancia y cómo los menesterosos usan y abusarán de los difamados créditos UVA, ganga financiera al alcance de la plebe. Panorama soleado, áureo.

Eso sí: ¡ojo con el desborde del consumo! Alimentos, combustibles y servicios tan baratos son amenaza de recaída populista. ¡Cuidado, Presidente, siga enseñando a pescar, no vaya a ser que en medio de esta bonanza se le dé por regalar de nuevo pescado al ocioso! Si Juanjo hace demagogia energética, ¡leña!, sin piedad. El que quiera garrafas gratis, ¡a Cuba!

No nos durmamos en los laureles del flamante paraíso. Repitamos de corazón, latido a latido, a coro con Esteban: “sí, se puede”. Se pudo y se puede seguir cambiando. Manos a la obra, equipo. El populismo siempre acecha.   Queda mucho todavía por ajustar, sincerar  y depurar. ¿O no?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s