El negocio de la fe

Una lágrima de fe en Salta puede transformarse en un inmenso negocio para las mismas familias de siempre.

Por Guillermo Carlos Delgado Jordan

Por la primavera de 2005 salía a las calles “Bendita tú eres. Las mujeres son las manos de la Virgen”, de Víctor Sueiro. Allí, el periodista que supo reinventarse luego de 40 segundos de muerto, presentaba a los argentinos a María Livia Galliano de Obeid, una salteña que dice recibir mensajes de la Virgen María.

En un artículo “periodístico” de la época del diario La Nación se reflejan varios pasajes del libro, como el extracto que se presenta a continuación:

(Cuenta el autor que Gonzalo Tanoira (35) y Pilar, su esposa (34), relatan que una amiga, Paula Lacroze, les hace conocer a María Livia. Pilar ni siquiera iba a misa o había leído la Biblia antes de eso (“para mí Jesús era como una figura histórica, como Colón”). Gonzalo, gerente general de una compañía de inversiones, era más reacio aún. Le cuenta lo que sigue, en diálogo, al autor del libro.)

–Yo, de acuerdo a mi manera de pensar, decía: “¿Cómo se te puede ocurrir ir a un lugar donde hay alguien que dice que ve a la Virgen?”. No cabía ni en mis más remotos sueños creer que eso era verdad. Era lo que vos le preguntaste a Pilar: “¿Y por qué pensaste que María Livia decía la verdad?”. Definitivamente, para mí era todo un verso. Pensaba: “En algún lugar del cerro hay algún tipo de beneficio económico; alguien se debe estar llenando de guita con este cuento”.

–No. No lo hay. Yo también pensé eso al principio, es natural. Investigué de todas las maneras y no hay ningún tipo de beneficio económico, al contrario. Los Obeid pierden tiempo y también dinero.”

Gonzalo Tanoira es hoy día el Presidente de la limonera San Miguel, uno de los que se encuentra festejando a brazo partido que, a cambio de hundir a la Argentina bajo productos importados, podamos venderle unos cuantos millones de dólares en limones a EE.UU. Gonzalo es una de las caras visibles del Grupo Bemberg, hijo de María Luisa Bárbara Miguens Bemberg, una de las máximas aportantes a las campañas legislativas del PRO bonaerense, contribuyendo con $437.500,- a la figura de Esteban Bullrich.

La que insiste en que María Livia pierde tiempo es Paula Lacroze, hermana de Florencia e hija de María Marta Garat, sobre las que Franco Hessling escribió (y muy bien) en Cuarto Poder de Salta, explicando, entre otras cosas, como ambas crearon “Peregrinaciones Salta”, convirtiéndose en una de las principales empresas de turismo religioso en la provincia. Pero no son las únicas; también hace negocio turístico la mencionada esposa de Gonzalo Tanoira, Pilar Olgueta, que “organiza peregrinaciones desde Buenos Aires a Salta, al sitial espiritual cercado por María Livia Galliano y Carlos Obeid”.

Uno de los que contratará el tour para agradecer, seguramente, será el actual Presidente de Shell, abrumado por los cuantiosos beneficios que el ex titular y actual Ministro de Energía les brinda. Y es que el reemplazante de Juan José Aranguren en la petrolera no es otro que Teófilo Lacroze, hermano de las mencionadas Paula y Florencia e hijo de María Marta Garat.

Y por supuesto, el matrimonio Obeid no se iba a quedar afuera; después de todo ella fue la que vio las lágrimas en la Virgen. Así constituyeron también “su quintita” creando, junto a sus hijos, Lourdes S.A.

Porque si la Virgen llora, es mejor que lo haga en una Sociedad Anónima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s