El mundo es un PROñuelo

Funcionarios de Cambiemos, hombres del Proceso, medios de comunicación y hasta “La Rosadita”. Todo se une y combina en la Red macrista.

Por Guillermo Carlos Delgado Jordan

A través de la Decisión Administrativa 1003/2018 publicada en el Boletín Oficial del 16 de mayo, el Jefe de Gabinete Marcos Peña y el Ministro de Producción Fernando Cabrera designaron a la abogada Helena María Estrada “en el cargo de Directora del Centro de Desarrollo Económico de la Mujer (CEDEM) dependiente de la SECRETARÍA DE EMPRENDEDORES Y DE LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA del MINISTERIO DE PRODUCCIÓN, Nivel A, Grado 0, autorizándose el correspondiente pago de la Función Ejecutiva Nivel II del SISTEMA NACIONAL DE EMPLEO PÚBLICO (SINEP), aprobado por el Convenio Colectivo de Trabajo Sectorial, homologado por el Decreto N.º 2098/08, sus modificatorios y complementarios, con autorización excepcional por no reunir los requisitos mínimos establecidos en el artículo 14 del citado Convenio”.

Desde el 2016 Helena Estrada se desempeñó como Asesora en la Secretaría de Emprendedores y de la Pequeña y Mediana Empresa, y desde marzo de 2017 enfocada en el CEDEM. Y aunque pocos recalaron en ello, integró la lista más votada de la Provincia de Buenos Aires en las últimas elecciones, y no solo por ser la amiga de Juliana Awada, tal como destaca Laura Di Marco en su libro “Macri: Historia íntima y secreta de la élite argentina que llegó al poder”.

Luego de separarse de su marido, Hernán Javier Di Cocco, Helena formó pareja con el abogado Fabián Rodríguez Simón, alias “Pepín”, aquel que los día lunes regenteaba el polémico club nocturno “Fundación Pericles” junto a su amigo e íntimo de Mauricio Macri, José María Torello, dos pesos pesados del mundillo judicial del PRO que se sienten a gusto cuando baja el sol, según La Política on Line.

Pepín, elegido Parlamentario del Mercosur, es el operador en la Justicia porteña de Mauricio Macri, experto en cajonear o impulsar causas sensibles. Previamente, según nos relata Ámbito, en 2008, el abogado corporativista desembarcó en el Ministerio de Espacio Público de la mano de José María Torello, donde “se destacó rápidamente por ser el creador, administrador y defensor de la Unidad de Control del Espacio Público (UCEP), la bautizada “fuerza de choque” del Gobierno porteño que “mantenía el espacio público libre de usurpadores”, según sostiene el decreto que la puso en marcha.
Bajo las órdenes de “Pepín”, los patovicas de la UCEP se encargaban de patrullar la ciudad por las medianoches y durante la madrugada rastreando “personas sin techo” por plazas, calles, bocas de subte, bajo autopistas y entradas de edificios públicos. Cuando los localizaban, los despojaban de sus bienes y les propinaban salvajes golpizas para desalojarlos. En esos procedimientos, los barrabrava macristas iban acompañados por un camión compactador donde arrojaban las pertenencias y hasta los DNI de los indigentes. Por 17 de esos operativos violentos, Macri, Piccardo, Rodríguez Simón y otros 14 funcionarios fueron denunciados penalmente”.

Con el tema de la deuda de los Macri por Correo Argentino, fue “Pepín” quien instruyó directamente a Juan Manuel Mocoroa sobre como debía ser el acuerdo que, finalmente, voló por el aire. Por otro lado, es abogado del Grupo Clarín, para el cual planteó muchas cautelares contra la constitucionalidad de la ley de medios audiovisuales.

Helena es la hija de Alejandro Manuel Estrada, Secretario de Estado de Comercio y Negociaciones Económicas Internacionales durante la gestión de José Martínez de Hoz en la última Dictadura, recordado, según nos cuenta Norberto Galasso en su libro “De la banca Baring al FMI: historia de la deuda externa argentina” por acuñar en ese entonces una de las tantas frases famosas de la economía nacional: “es lo mismo producir caramelos que acero”.

Ya en democracia, Alejandro Manuel Estrada fue el Presidente del Banco Privado de Inversiones, del que también formó parte su hijo (hermano de Helena), Alejandro Carlos Estrada, y que por 2006 se asociaron en el control del Banco con Fintech Advisory, un fondo radicado en Delaware del empresario mexicano David Martínez (dueño de Telecom). El banco, luego fue adquirido en 2010 por el Banco Macro de Jorge Brito en medio de una denuncia de la UIF al Banco Privado de Inversiones (BPI) por supuestas “operaciones sospechosas”, las cuales podrían terminar en casos de lavado de dinero.

Por su lado, Fintech se asociará con Clarín en Cablevisión. También en 2006 “El Grupo Clarín pasó a controlar el 60 por ciento del total del capital accionario de la operadora de televisión por cable CableVisión, se informó hoy en la Bolsa de Comercio porteña. Tras el cambio accionario, el 60 por ciento del total del capital quedó en manos del Grupo Clarín en forma directa a través de VLG Argentina y Southel Argentina, y el 40 por ciento restante de Fintech Media LLC, a través de VLG Argentina”. En 2014, en medio de las exigencias de adecuación a la Ley de Medios, David Martínez anunció la venta de su paquete accionario en Cablevisión. ¿Quién sería el adquiriente? Alejandro Carlos Estrada, el hermano de Helena.

Retomando la denuncia de la UIF en 2010, tal cual explica Horacio Verbitsky en un articulo en Página 12, según la fiscal de Cámara Alejandra Gils Carbó, en la colocación de las acciones del Grupo,Clarín y Fintech crearon “una burbuja financiera”, mediante la oferta de “títulos sobrevaluados, engañando al mercado, sin respaldo genuino, que al poco tiempo cayeron hasta casi un 10 por ciento de su valor en perjuicio de las AFJP, merced a la actuación de operadores que cobraron gruesas comisiones para entregar los aportes de nuestros jubilados”. En 2002 varias cuentas del Banco Privado de Inversiones y las tarjetas de crédito sobre ellas se usaron para movilizar las sumas defraudadas a sus aportantes por la AFJP Siembra y la sociedad de bolsa Rabello. Entre 2004 y 2009 intentó varios aportes irrevocables de capital por 10 millones de pesos y por 9,8 millones de dólares, que el Banco Central rechazó porque el origen de los fondos era sospechoso: la venta a Fintech de campos y propiedades que no justificaban ese valor, sin la documentación necesaria y con aparentes sobreprecios, una inversión de Fintech, otra de “Privado LP”, del mexicano residente en Gran Bretaña David Martínez y su socio Julio Herrera, constituido en Delaware en el mismo domicilio que Fintech y con el mismo capital aportado al Banco Privado. Según el Banco Central se trataba de aportes encadenados entre las mismas personas físicas bajo denominaciones distintas para hacer “circular la misma cantidad de activos entre diferentes manos”. El Banco Central había resuelto denunciar esta operación y constituirse en querellante, pero la resolución quedó demorada por presión de su ex presidente, Martín Redrado, socio de Estrada en la Fundación Invertir Argentina.

Finalmente, el 12 de junio de 2015 el Banco Central, con la firma de Germán Feldman, dicta la Resolución N.º 527 por la cual sanciona, entre otros, a Alejandro Manuel Estrada y a Alejandro Carlos Estrada con 2.000.000 de pesos a cada uno. Para esa fecha, ambos, ya eran miembros de la Comisión Directiva de Cablevisión, la empresa del Grupo Clarín que se asoció con Telecóm (del mencionado David Martínez) hace unos meses con la anuencia del ENACOM, convirtiéndose así en Cablevisión Holding (CVH), la mayor empresa de telecomunicaciones del país.

Como vemos en la Resolución, socio de los anteriores y también multado es un tal Jorge Norberto Cerrota, quien fuera directivo de la financiera SGI, mas conocida como “La Rosadita”, y acusado de ser uno de los nexos entre el escándalo sobre presunto lavado de dinero que involucra al empresario Lázaro Báez, y la provincia Tierra del Fuego, dado que fue gerente general, director y presidente del Banco de dicha provincia.

Pero no será el único. Otro de los multados socio del padre y hermano de Helena Escalada (la amiga de Juliana Awada y funcionaria macrista) es Eduardo Guillermo Castro. En un artículo del año pasado nos detalla Perfil: “La sociedad panameña SGI Argentina, con una cuenta en el banco PKB de Lugano, controlada por Guillermo Rosso, y otra en el Safra Sarasin de Ginebra, y la panameña Marketing and Logistic Management, con cuenta en el Safra Sarasin, habrían lavado cerca de 20 millones de dólares, entre los años 2012 y 2013, firmas representadas por Gustavo Cesar Fernandez, Eduardo Guillermo Castro y Fabian Virgilio Rossi, personas vinculadas a Lázaro Báez, según detalló la fuente judicial”.

Tanto Jorge Norberto Cerrota como Eduardo Guillermo Castro fueron imputados junto a Lázaro Báez por el juez Sebastián Casanello en la causa por por lavado de dinero e enriquecimiento ilícito.

Continuará…

Las redes del poder de Cambiemos no tienen límites y ya lo hemos visto en varias oportunidades. Cualquiera de ellas se vincula a la perfección con las otras expuestas en diferentes artículos. A modo de ejemplo, puede enlazar la presente con la titulada “La Red del Secreto Mejor Guardado de Macri” que se inicia, precisamente, con Tomás Lanusse, que en este “PROñuelo” de Cambiemos, no es otro que el primo hermano de Helena Estrada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s