Brasil tres x doce

Sólo en los últimos tres años, 2015-2017, Brasil retrocedió a los nivel de hace 12 años en el número de personas en situación de extrema pobreza. Es decir, más de 11 millones de brasileños pasaron a quedar en esa condición.

Por Lic. Alejandro Marcó del Pont

Para el economista Francisco Menezes investigador de IBASE (Instituto Brasileño de Análisis Sociales y Económicos) y ActionAid Brasil estos datos son claros. Y por ello el año pasado le enviaron una advertencia a la ONU: si Brasil sigue el rumbo económico tomado de desprotección social y su consecuente abandono de resguardo, correría el riesgo de regresar al Mapa del Hambre del que salió en 2014.

Hoy esa idea se ha tornado casi una certeza, Brasil volverá al Mapa del Hambre. “Toda la experiencia siempre mostró que los números de la extrema pobreza con los números del hambre son muy cercanos. (https://goo.gl/wrpumE)

Desde el año 2015 se ha implementado una política recesiva como opción para el enfrentamiento de las dificultades, y que han empeorado conforme se ha profundizado las políticas restrictivas. Se han recortado 1,5 millones de familias de los beneficios de la Bolsa de Familia. En el 2014 la cantidad de beneficiados llegaba a 14 millones y ahora se ha estabilizado en 12.5 millones de personas.

Desde el 2016 cuando se congeló por 20 años gasto, la bolsa de familia sufrió un recorte de R$ 10.MM, de 2.3MM en el 2017 y más de mil millones para el 2018. Recuerde que la Bolsa Familia estamos hablando de estos montos:

El valor mensual de la transferencia monetaria que recibe la familia beneficiaria es la suma de varios tipos de beneficios previstos en el programa. Los tipos y cantidades de los beneficios que recibe dependen de la composición de la familia y de la renta per cápita.

Beneficio básico, por un valor de BRL 85 (USD 27). Lo reciben las familias en extrema pobreza cuya renta mensual por persona sea de hasta BRL 85 (USD 27)”.

Beneficios variables, cada un por BRL 39 (USD 12), con un máximo de 5 beneficios variables por familia. (https://goo.gl/FYQEGN)

El impacto de los recortes del gobierno en los programas sociales fueron advertidos, no sólo desde la fuente citada, sino también según un estudio realizado por los analistas vinculados a la revista americana PLoS Medicine, mostrando el impacto directo que podría traer sobre la mortalidad infantil un recorte en el gasto.

Los investigadores hicieron una simulación de cuántas muertes de menores de cinco años podrían ser evitadas hasta 2030 si los programas Bolsa Familia y Estrategia de Salud de la Familia tuvieran un aumento de sus presupuestos de forma proporcional al aumento en el número de pobres en el país. Sería 19,732 menos muertes en el año 2030 en comparación con el escenario más probable, que los presupuestos aumentan sólo para la inflación del año anterior.

“Cuando usted congela los gastos, es decir, los ajusta de acuerdo con la inflación, usted no puede mantener el nivel de protección social que usted tenía antes”, dice Davide Rasella, del Instituto de Salud de la Colección de la Universidad Federal de Bahía. (https://goo.gl/bp3W8s)

La parálisis en la construcción civil, por ejemplo, alcanza a las capas pobres de la población, dejando un gran número de personas desempleadas o subempleadas; las propias empresas que trabajaban en torno al sistema Petrobras y tantas otras que se paralizaron agravan ese cuadro. Es decir, el desempleo no puede ser despreciado en ese aspecto.

Según el periódico Estadao de San Pablo la facturación de las seis mayores constructoras del país – Odebrecht, Andrade Gutiérrez, Camargo Corrêa, Queiroz Galvão, Mendes Júnior y Constran – cayó de R$ 77 Mil Millones para R $ 22 MM desde 2015 unos R$ 55 Mil Millones o U$S 14.5 mil millones una jugada maestra que elimino las constructoras de Latino América acusándolas de sobornos, al igual que las empresas alimenticias. ( https://goo.gl/oGLvTu)

Lo interesante de la encuesta realizada por el Estado con las seis más grandes de la construcción muestran que el recorte en el número de trabajadores que se acercan 200.000 en tres años. Toda la industria de la construcción perdió 1 millón de puestos de trabajo en el período, según datos de la Cámara Brasileña de la Industria de la Construcción (Cbic).

Andrade dejó de pagar 500 millones de dólares a acreedores internacionales y aún no llegó a un acuerdo; Queiroz negocia con bancos una reestructuración de la deuda de R$ 10 mil millones; a Mendes Júnior está enrollada con su plan de recuperación judicial, requerida a principios de 2016; y Odebrecht, que aún es la mayor empresa de Brasil, sólo consiguió un financiamiento para pagar deudas y fortalecer los negocios después de cuatro meses de intensas negociaciones.

Por cierto Gilson Dipp el Ministro del Superior Tribunal de Justicia y del Tribunal Superior Electoral, miembro del Consejo Nacional de Justicia y del Consejo de la Justicia Federal, opinó después del enredo del último domingo, en el que 145 habeas corpus se presentaron en el Tribunal Supremo y todos fueron negados. En mi opinión, la decisión es errónea. La imagen del poder judicial es pésima, externamente e internamente. Incita a los ciudadanos a un total descrédito con la Justicia, fue el mayor embrollo jurídico que eh visto en mis 73 años.

Por cierto el caos judicial es para el presidente que saco a Brasil del mapa de la pobreza y el que mayor cantidad de intención votos de votos muestra en las encuestas. Una rara coincidencia.

https://eltabanoeconomista.wordpress.com/2018/07/18/brasil-tres-x-doce/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s