¿Cuánto te cuesta pagar el mínimo en la tarjeta?

En épocas de crisis muchos recurren como método de financiación al pago mínimo de las tarjetas. Pero es una trampa de la que no parece haber salida

Por la Redacción de Noticias La Insuperable

Uno de los métodos más sencillos que tenemos los usuarios de tarjetas de crédito para financiarnos es no abonar el total de la tarjeta. En épocas de crisis, como la que vivimos actualmente, muchas veces forzosamente nos vemos en la situación de pagar solamente el “mínimo”, pateando nuestra crisis financiera para adelante esperando que las cosas mejoren. Pero, en esas ocasiones, nunca es más propicio el viejo refrán de “Pan para hoy y hambre para mañana”. Pagar el mínimo de la tarjeta puede ser una situación riesgosa.

¿De qué hablamos cuando hablamos de mínimo?

Si bien cada entidad tiene su propia forma de cálculo, el pago mínimo representa alrededor del 5% del saldo de deuda y la totalidad de todos los gastos no financiables, como los costos administrativos o cuotas anuales, intereses, cargos por mora, comisiones, impuestos, adelantos en efectivo y las cuotas de las compras.

O sea, en buen castellano, al abonar el mínimo estarías pagando la suma de todas las cuotas del mes, todos los impuestos y costos administrativos, intereses de financiaciones y muy poquito de tu deuda real con el banco. Al mes siguiente, entonces, volverás a tener la suma de todas las cuotas y gastos más, aproximadamente, el 95% de lo que debías del mes anterior a lo que se suma tu deuda de este mes.

Si el primer mes pagaste el mínimo porque era difícil afrontar el gasto, te aseguramos que al mes siguiente será imposible.

¿Cuánto te cobran?

Al panorama actual de necesidad de financiamiento hay que sumarle la gran variedad de tasas que brinda hoy el mercado, virtud de un gobierno que no regula ni aplica controles. Dentro de los bancos de primera línea, hay algunos cuya Tasa Efectiva Anual (la famosa TEA sobre la que se calcula tu financiación) duplica a la de otros. Las mismas, hoy día, oscilan aproximadamente entre el 38 y el 85% (mucha diferencia)

También fluctúan los gastos de renovación (entre 450 y 1860 pesos) y los de mantenimiento (entre 75 y 142 pesos).

La mayoría de los usuarios no tienen idea de cual es el interés que están pagando por financiarse con la tarjeta. Acá te dejamos un cuadrito para que veas dónde está el tuyo.

¿Cómo salir?

Salir no es sencillo, mucho menos en épocas de poco trabajo y alta inflación. Pero, para aquellos que puedan hacer el “sacrificio” la alternativa que recomiendan los expertos es recurrir a un préstamo personal de otra entidad financiera (cuyas tasas son menores a las de las tarjetas y podes pagar en varias cuotas), abonar el total y, con una afilada tijera, cortar el plástico al medio para no volver a endeudarse.

¿Fácil? Para nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s