Científicos descubren que el estrecho de Bering no solo permitió el paso de pobladores de Asia a América: también lo hizo a la inversa

Al parecer, el estrecho que aproxima a ambos continentes fue un puente «de ida y vuelta» para los primitivos pobladores.

Por Alcides Blanco para Noticias La Insuperable

A la hora de estudiar el Poblamiento de América, siempre hemos visto al estrecho de Bering como un puente «de una sola mano« por el cual antiguos habitantes de Asia llegaron y poblaron al continente americano hace miles de años. Pero, al parecer, también fue utilizado por antiguos americanos que lo hicieron a la inversa.

Los restos de tres personas que murieron en la orilla de un río en la península de Kamchatka, en el noreste de Siberia, hace unos 500 años han revelado un secreto sorprendente: su ADN muestra que tenían ascendencia norteamericana, transformando a la región del mar de Bering en un lugar de conexión intercontinental, donde la gente navegaba de un lado a otro durante miles de años.

La idea de la migración hacia atrás hace que la historia de esta área sea un poco más compleja, pero también un poco más realista”, explica Anders Götherström, genetista de la Universidad de Estocolmo en declaraciones recogidas por Science. “Los humanos tienen una habilidad asombrosa para llegar a los lugares”.

Comenzando hace unos 20,000 años, las personas que vivían en Siberia viajaron a través del Estrecho de Bering hacia Alaska y se extendieron hacia el sur a través de las Américas. Los niveles del mar eran mucho más bajos en ese momento, lo que permitía a los cazadores-recolectores atravesar un puente terrestre helado hacia el nuevo continente o navegar a lo largo de su costa.

Cuando terminó la última edad de hielo hace unos 11.500 años y los glaciares se derritieron, el mar de Bering se elevó y dividió los dos continentes. Pero los inmigrantes continuaron llegando, mezclándose con grupos anteriores y reemplazándolos para dar forma al panorama genético moderno de los indígenas de norteamérica. Hace 5000 años, pobladores se había asentado en Alaska y el norte de Canadá. En 2019, los investigadores publicaron un trabajo basado en evidencia genética y lingüística que sugiere que en algún momento entre hace 2200 y 500 años, las personas que vivían en el noroeste de Alaska cruzaron en bote el mar de Bering hacia Siberia. Pero no estaba claro si este flujo de genes de la ascendencia de los nativos americanos hacia Asia era común o único.

Casi al mismo tiempo, los arqueólogos rusos que excavaban un sitio a orillas del río Kamchatka encontraron los restos de las tres personas. Cuando un equipo internacional de científicos dirigido por Cosimo Posth, paleogenético de la Universidad de Tübingen, extrajo y analizó el ADN de los huesos, los investigadores descubrieron que estas personas estaban estrechamente relacionadas con las poblaciones actuales de Kamchatka. Sin embargo, también tenían genes que parecían provenir de grupos que vivían en América del Norte.

En un trabajo publicado en Current Biology, un equipo encabezado por Ke Wang, del Departamento de Arqueogenética del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, de Alemania, elaboró un árbol genealógico comparando los genomas de los tres cuerpos hallados en Kamchatka con los de las poblaciones modernas y otros genomas antiguos de la región y de las Américas. El escenario que mejor explica su historia involucra a personas que cruzaron de Alaska de regreso a Siberia y se mezclaron con poblaciones allí hace unos 5000 años y, en una segunda tanda, hace unos 1500 años.

«No podemos decir cuántas veces ocurrieron estos eventos de flujo de genes en los últimos 5000 años«, dice Posth. “Lo que estamos tratando de decir es que podría haber sido múltiples eventos repetidos, o podría haber sido gradual, constante, continuo. Es difícil decirlo, pero claramente… fue un evento prolongado”.

«Esta idea de reflujo que ocurre no solo una o dos veces, sino que ocurre en una escala de tiempo muy larga, varios miles de años, es muy interesante«, dice Vagheesh Narasimhan, biólogo integrador de la Universidad de Texas, Austin. Pero le gustaría ver más evidencia que lo respalde, tanto de la arqueología como del ADN. Götherström está de acuerdo en que el reflujo repetido es el escenario más probable dada la evidencia disponible. Pero él y Posth están de acuerdo en que no es posible descartar la idea de que los genes de los «nativos americanos«, a los que los autores se refieren cuidadosamente como «ascendencia relacionada con los nativos americanos«, provienen de un grupo antiguo que nunca salió de Asia pero que comparte ascendencia con Nativos americanos.

Otros genomas antiguos analizados en el estudio subrayan que la antigua Siberia fue una encrucijada humana. Los restos de seis individuos procedían de la región montañosa de Altai, cerca de Mongolia, y datan de hace entre 5500 y 7500 años. Cinco de estos llamados cazadores-recolectores de Altai pertenecían a una población que aparentemente dio origen a varios pueblos posteriores que se extendieron por la estepa de Asia Central durante la Edad del Bronce.

El ADN secuenciado de los cazadores-recolectores de Altai arroja luz sobre los orígenes genéticos de los grupos de la Edad del Bronce en la estepa de Asia Central.
ARTUR L. KUNGUROV

Uno de los seis esqueletos, enterrado con elementos rituales que sugieren que pudo haber sido un chamán, tenía ascendencia antigua del noreste de Asia, el ejemplo más occidental de este linaje encontrado hasta ahora. Y un individuo de 7000 años encontrado cerca de la frontera oriental de Rusia con China parece derivar más de una cuarta parte de su ascendencia de un grupo que vivía en el archipiélago japonés llamado pueblo Jōmon.

Los Jōmon se asentaron en estas islas hace unos 30.000 años, pero el genoma sugiere que los isleños mantuvieron al menos algún contacto con las poblaciones del continente, dice Posth.

«Están mostrando claramente que hay algo parecido a Jōmon en el continente«, dice Melinda Yang, genetista de la Universidad de Richmond que estudia la historia genética de las antiguas poblaciones del este de Asia. El documento está «afinando» nuestra comprensión de cómo la ascendencia del este de Asia llegó a impregnar Siberia durante el Holoceno.

«Cada genoma humano antiguo recién producido de la región continúa sorprendiéndonos y ampliando nuestra comprensión… de la dinámica historia de la población de la región«, coincide Gülşah Merve Kılınç, paleogenética de la Universidad Hacettepe. Pero es poco probable que surja evidencia adicional en el corto plazo. Posth dice que la colaboración de su equipo con colegas rusos comenzó antes de la invasión rusa de Ucrania, y todas las muestras analizadas en el estudio se exportaron antes de que estallaran los combates. Dar seguimiento al trabajo, dice, actualmente es imposible: “En este momento, todo está congelado. Tan congelado como el permafrost de Siberia«.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s