Balas de plata

La imposición de la UniCABA cierra un trabajo de destrucción forjado a lo largo de varias décadas. 

Por Alejandro Enrique para Noticias La Insuperable ·

Puntadas finales y tiros de gracia son también prerrogativas de Cambiemos. Unicaba no es resultado exclusivo de la perversa creatividad del macrismo puesta al servicio de hacer desaparecer la auténtica formación docente. El proyecto educativo neoliberal invirtió mucho tiempo e innumerables recursos para atacar el sistema educativo estatal y también para debilitar a los prestigiosos institutos del profesorado.

La paciente labor se había iniciado, vale subrayarlo, años antes de la llegada del PRO a la Ciudad de Buenos Aires. Que un proyecto fantasma como el de UniCABA ─”sin fundamentos ni de tipo pedagógico ni de tipo político, que apareció de un día para el otro sin ser consultado, debatido, con los sujetos involucrados en los procesos de formación”, de acuerdo con la caracterización de Myriam Feldfeber─ se haya convertido en ley precisamente en esta coyuntura de ajuste y zozobra económica es símbolo inequívoco de la situación de extremo peligro institucional y educativo que atraviesa la Argentina.

Se trata, como en muchos otros casos, de una punta de iceberg que, tal cual sucedió en el ámbito previsional, anticipa una catástrofe de envergadura que afectará con dureza a gran parte de la ciudadanía. El certificado de defunción que el macrismo le extiende hoy a 29 tradicionales institutos de formación docente no es solo la concreción de un ansiado objetivo del proyecto educativo neoliberal sino también un postrer llamado de atención que la comunidad educativa debería contextualizar y atender con la urgencia propia de las últimas oportunidades.

Se ha convertido en costumbre que Cambiemos use cada una de las balas de plata destinadas a terminar con la existencia de valiosos bienes sociales demonizados antes o durante su gestión. En todos los casos ha montado espectáculos grotescos con el fin de sostener falacias indignas del más elemental raciocinio que, tarde o temprano, sucumbieron ante la ardua realidad posterior a la pérdida efectiva, amplia e irremediable.

El castigo que en principio aparenta estar destinado a un grupo reducido, aislado y sometido al escarnio por inaceptables privilegios, ineficacia o vicios imaginarios no es otra cosa que táctica repetida, casi siempre letal. El daño, indefectiblemente, termina alcanzando a colectivos diversos, numerosos e interrelacionados.

UniCABA es un paso hacia el abismo tan grave como lo fueron la reparación histórica, la reforma previsional, la toma indiscriminada de deuda para carry trade, el refugio insalubre en el FMI y tantas otras calamidades que no dejaron de crecer. Desde el taller de orfebrería de la legislatura porteña ya aportaron la bala de plata reservada para la educación estatal. Cambiemos aguarda con impaciencia el momento de usarla.

@ale_enric


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s