El informe de la Cepal que deberían leer en Cambiemos

El informe Panorama Social 2018 de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) deja en claro cual es la problemática en la Argentina

Por Tomás Palazzo para Noticias La Insuperable. Foto: Andrés D’Elía

“La erradicación de la pobreza y la pobreza extrema, así como la reducción de la desigualdad, en todas sus dimensiones, continúan siendo desafíos centrales para los países de América Latina. Aún cuando la región logró importantes avances en este ámbito entre comienzos de la década pasada y mediados de la presente, desde 2015 se han registrado retrocesos, particularmente en lo que respecta a la pobreza extrema. Este hecho es preocupante y enciende señales de alerta, en especial en un contexto regional de bajo crecimiento económico y profundas transformaciones demográficas y en el mercado de trabajo” comienza diciendo el informe Panorama Social 2018 de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Tal como si el mensaje estuviese dirigido en forma personalizada al gobierno, el informe continúa aconsejando en contra de la actual política de Cambiemos, negando el “es por acá” presidencial (que hasta a Onó el Insuperable, acérrimo cambiemita le costó defender) e indicando que “es imperativo desarrollar y fortalecer las políticas públicas de protección social y las del ámbito del mercado de trabajo, abarcando medidas de inclusión social y laboral, así como políticas redistributivas en materia de ingresos. Para ello es fundamental proteger y preservar el gasto social, fortalecer la institucionalidad social y laboral, y prestar especial atención a las causas que redundan en que la pobreza y la exclusión afecten de manera desproporcionada a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes, a las mujeres en edad productiva y a las personas indígenas y afrodescendientes”.

En 2002 había 57 millones de personas en situación de carestía extrema en América Latina, cifra que creció hasta los 62 millones en 2017 y que ha vuelto a aumentar en un millón más, hasta alcanzar los 63 millones de latinoamericanos en 2018, según la proyección de la Cepal.

A contramano de lo ocurrido en los últimos tres años en nuestro país (y en casi toda la región), el informe destaca que “la red de protección social que se amplió y fortaleció en la región a partir de comienzos de la década de 2000, contribuyendo a las mejoras observadas hasta mediados de la presente década, ha cumplido un rol fundamental para contener deterioros distributivos y evitar mayores retrocesos en los niveles de pobreza, extrema pobreza y desigualdad de ingresos”.

Y mientras los ricos se hacen más ricos y cada vez hay más pobres y los puentes se convierten aceleradamente el el nuevo techo de miles de familias argentinas y las calles de las urbes se pueblan de colchones, desde la Cepal nos recuerdan que “La política social debe promover el avance simultáneo de la inclusión social y laboral, y guiarse por una vocación universalista y sensible a las diferencias, con un enfoque de igualdad y de derechos. A pesar de la importancia del compromiso de todos los países de la región con la erradicación definitiva de la pobreza, ese no es el único objetivo de la política social. Además de eso, e incluso para que la superación de la pobreza sea posible, es necesario avanzar en la senda de la igualdad y en la construcción de Estados de bienestar para toda la población, en los que la protección social sea un derecho efectivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s