La solidaridad con bozal

Por Alejandro Enrique para Noticias La Insuperable ·

FIglesias.jpg

Aunque el remanso cambiario invernal que atraviesa la debacle económica saque de los primeros planos de la crítica al equipo oficial de financistas, los estragos de su gestión ponen a los muchos alienados por no caer en la pobreza frente al drama de la creciente indigencia urbana, espejo tenebroso que proyecta una imagen futura que podría ser la de cualquiera que esté por caer en desgracia.

Pero la visibilidad del efecto letal no implica identificación clara de las causas ni condena moral generalizada de la ciudadanía para con los responsables. Que la sociedad civil se haga cargo de la emergencia a través de las ONG es parte de la cultura que el macrismo brega por terminar de imponer. El frío estaría, al fin de cuentas, entre esas muchas “cosas que pasan” por fuera de las responsabilidades de los políticos autodenominados gestores.

Aunque sería deseable, la derrota que vislumbra Leopoldo Moreau no es otra cosa que un espejismo. Al menos por ahora. Se salvan algunas vidas, se mitiga el sufrimiento en forma transitoria. Es un triunfo humano que sin duda reconforta, pero por el camino que la derecha siempre ha señalado: sin el estado, sin recursos extraordinarios de sus arcas, sin políticas adecuadas y con la sociedad civil tutelada lo máximo posible por el fundacionismo de apariencia neutra.

Resultado de imagen para juan carr

Los ataques del macrismo a Juan Carr que generaron indignación entre las muchas figuras que aprecian su calidad humana pueden interpretarse a la luz de las claves culturales predilectas de la nueva derecha. Se le criticó con virulencia desde las usinas oficilistas el hecho de haber mostrado la crudeza de la problemática que costo vidas y señalado la responsabilidad del estado.

Se lo castigó por no trabajar más por la apariencia de neutralidad de las ONG, se lo acusó de traicionarlas esgrimiendo un lucro personal con la indigencia. Le colgaron el Sambenito de kirchnerista, es decir, el estigma de la politización inadecuada para esas organizaciones que en número abrumador conforman la red de redes de Cambiemos. La solidaridad sin bozal ni collar de ahorque es afrentosa para el PRO.

El voluntariado es la faceta abnegada del fundacionismo, pero los cobros de elevados honorarios de sus directivos son la regla y no la excepción. Oscuros financiamientos, piruetas contables e ingentes trabajos por formar cuadros multidisciplinarios que defiendan determinados intereses político-económicos o respalden a una élite son, también, el pan nuestro de cada día del grueso de estas organizaciones que destacan su carácter no gubernamental ligándolo siempre a una civilidad edulcorada, abstracta, inexistente en realidad.

Entre el vituperio y la calumnia, Juan Carr fue estigmatizado como la oveja negra al separar su figura del tipo de organización que fortalece al macrismo. Presentarlo como individuo politizado, avaricioso y populista fue la manera de indicar que la solidaridad ha sido resignificada y encorsetada como un bien de consumo propagandístico con lineamientos de los que no es posible apartarse sin castigo.

Resulta evidente que cuando un gobierno desestructura y desfinancia el sistema previsional, la educación estatal, la salud pública y la asistencia a los más débiles tiene como objetivo desterrar la solidaridad de su categoría de valor esencial y confinarla al desván de las iniciativas vecinalistas asistemáticas, reducirla a la caridad menos trascendente. Los creadores de la UCEP no están dispuestos a negociar otras visiones.

Resultado de imagen para UCEP Resultado de imagen para UCEP

Mientras la tragedia cotidiana va cubriendo cada vez más facetas de la realidad, muchos son los interrogantes que se ciernen sobre los escenarios poselectorales. Nadie tiene el triunfo asegurado. La unidad del peronismo hasta ahora seduce nada más que como llave para salir de una pesadilla. La visión optimista no llega a trocar en esperanza racional. Cambiemos, por su lado, apenas maquilla su apuesta a la derechización plena y al uso intensivo de los métodos que en 2015 le permitieron alcanzar el ballotage.

Se verá si, pasado el frío demoledor, la solidaridad como pilar social ocupa un lugar destacado en el debate, es decir: posturas claras, proyectos concretos. El sistema previsional, la salud y la educación forman parte, están indisolublemente unidos al tema porque su derrumbe implica reproducir pobreza, indigencia y muerte. Ojalá ningún sondeo de opinión devele que, con clima benigno, también este tema fundamental espantará a los indecisos.

 

Alenric @ale_enric


FIglesias.jpg

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s